8 de Marzo, Laicismo y Feminismo: una misma lucha

Europa Laica es una asociación laicista cuyo objetivo es lograr la emancipación de los seres humanos sin distinción de ideologías, etnias , religiones, situación económica , identidad sexual y un largo etc. Y para conseguirlo, defiende como condición básica la separación de las instituciones públicas de cualquier tipo de ideología, religión o creencia particular.

Cualquier movimiento social que pretenda ser riguroso tiene que hacer sus planteamientos desde la realidad social del momento en que nos encontramos.

El neoliberalismo que domina la economía global y se ha instalado como pensamiento único en la mentalidad de la ciudadanía, está produciendo un deterioro galopante de derechos sociales en todos los ámbitos, afectando sobre todo a las personas más vulnerables y con menos recursos económicos. Y especialmente esta perdida de derechos se ha cebado con las mujeres, llegando al extremo de la mercantilización normalizada de sus cuerpos.

El neoliberalismo económico, junto con la ideología patriarcal, han hecho posible que las mujeres, que representan la mitad de la población, sufran discriminaciones laborales, económicas, sexuales, culturales y de todo tipo, de manera sistemática. La violencia contra las mujeres no es coyuntural. Es estructural, porque la ideología patriarcal inunda todos los ámbitos de la vida social y cultural.

Ningún partido político, sindicato o movimiento social puede decir que su objetivo es la emancipación de todos los seres humanos, si deja intacto el sistema patriarcal. Podrán decir que luchan por mejorar derechos, por conquistar cotas de libertad, por teorizar sobre esto o aquello, pero no por la igualdad de todos y todas, y en contra de todas las discriminaciones. No se puede reivindicar la libertad y la igualdad de las personas sin denunciar y combatir la ideología que relega a las mujeres a un segundo o tercer plano en la sociedad.

Hoy en día el feminismo aporta una perspectiva necesaria y fundamental para acabar con todas las discriminaciones entre los seres humanos, y es por ello que cualquier movimiento emancipador debe incorporarlo si a lo que realmente aspira es a transformar este orden de cosas actual; un orden de cosas que hace pasar por natural lo que solo es una construcción social que priva a las mujeres de derechos y de aspiraciones personales fundamentales.

La libertad de conciencia, principio laicista por excelencia, no puede plantearse en abstracto, hay que hacerlo desde el “aquí” y el “ahora”, desde el momento presente y la sociedad en la que vivimos. Muchas personas y especialmente mujeres no gozan de este derecho. El patriarcalismo ha construido una ideología que no es neutra, es de dominación hacia las mujeres y ello ha configurado un pensamiento no libre, una falta de libertad de conciencia en la práctica cotidiana. Nadie puede negar el vínculo histórico de las religiones (a través de sus iglesias) con la ideología patriarcal. Por eso, la defensa de un Estado laico implica la exigencia de superación de la ideología patriarcal. Luchar contra los privilegios de las iglesias pasa también por luchar contra el patriarcalismo, pues estas son a la ideología patriarcal lo que el laicismo es al feminismo: se potencian y complementan.

Como laicistas hoy debemos luchar por una sociedad en la que la libertad de conciencia sea una posibilidad real para todas y todos. Solo deconstruyendo el patriarcalismo como sistema generador de violencias contra las mujeres podremos planteárnoslo. Sin una perspectiva feminista estaremos escamoteando la justicia para la mayoría de las mujeres. Afortunadamente cada vez hay más hombres que luchan también contra el patriarcado y que se proclaman abiertamente feministas, porque la razón está de nuestra parte y esta no entiende de sexos.

Este 8 de Marzo los y las laicistas tenemos que salir a la calle mostrando que el laicismo que deja de lado el feminismo resulta anacrónico, un laicismo de otro tiempo, del pasado. La exigencia de igualdad de todas las personas es una aspiración emancipadora, que la Ilustración inició pero que dejó pendiente y hoy ya no se puede demorar.

Todas y todos en las calles este 8 de Marzo.

LAICISMO Y FEMINISMO : EN UNA MISMA LUCHA!!

Raquel Ortiz , Coordinadora
Eugenio Piñero, Vicecoordinador
VALENCIA LAICA