Abierto por vacaciones

Este título de Emakunde, refleja muy bien lo que ocurre cuando llegan las vacaciones y las Fiestas. Medio año recordándolas y oto medio ansiándolas.

Para donde tiramos? ¿Con qué y con quién? Que presupuesto tenemos? Que hacemos con los padres? Ya  querrán venir los hijos e hijas?. Me encontraré a gusto con las amigas con las que puedo compartir estas vacaciones?. Será tan romántica la cosa?. Descansaremos a tope y volveré nueva?..

Pues aunque parezca que no, esta cosa de las vacaciones también tiene una visión de género.

Si eres de las que tienes un pelín de poder adquisitivo, eres independiente y te gusta lanzarte a viajar con amigas, no es lo mismo que si van solo chicos o con chicos. Hay que prever algunas cosas importantes: Lugares donde existan baños públicos o privados. Sitios para dormir que no sean  al aire libre. Conocimiento de esos puntos peligrosos en los que mejor ni te acerques a determinadas horas de la noche. Animo y respuestas preparada para todos esos momentos, que son muchos en que te preguntan, insisten y acaben pesados con lo de “¿ solas?”, Aunque se vaya en grupo de cinco. Y por no olvidar  los casos en que tienes familia propia: El trabajo previo a la escapada-comidas preparadas para quienes se quedan. La ropa limpia..-Y a la vuelta encontrar las lavadoras sin poner, además de los toques de atención  durante el viaje.

Y lo de abierto por vacaciones, si que se convierte en toda una realidad para las mujeres que durante el año trabajen o no fuera de casa,  se siguen encargando casi en solitario de las tareas domesticas y cuidado de las personas.

En estos casos y más con los tiempos de crisis, lo más común es ir de camping o a un apartamento con toda la familia: hijos/as, abuelos si están a tu cargo.. Cuando se llega al esperado lugar comienza la cosa en serio: organizar, preparar el lugar, la comidas, la atención de la ropa especial, toallas, cremas… Un estrés para los preparativos previos y un buen trabajito mientras estamos en plenas vacaciones. Y aunque es verdad que en esos momentos de ocio, todo se tiende a simplificar, los trabajos que siguen siendo necesarios para subsistir y vivir, continúan sin repartirse apenas. Así qué,  la tienda sigue abierta y el descanso no es igual, lo que dificultar aquello de volver como nueva. Quizás si con un poquito mas de fuerza y energía para seguir llevando el resto del año pero descansadas descansadas.. … Es como que el ocio pleno no esta permitido a las mujeres excepto en  aquellos  casos que  por edad,  no tener familia a su cargo y el nivel adquisitivo se lo permite hacen un ocio real el de no pegar ni clavo o el estrictamente necesario para mantener la autonomía personal. Esto, también se repite par las familias que  optan o se ven obligadas a quedarse en el domicilio habitual. Más trabajo par a ellas,  aunque se vaya a la piscina.

Y que decir de todas esas mujeres que están solas, con hijos e hijas a su cargo, con nivel económico justito…Es que no saben lo que significa sentir en su cuerpo la palabra ocio y descanso real. Siempre están con la tienda  abierta.

Todo esto esta luego traspasado por el nivel económicos, los gustos y necesidades consumistas pero si les aseguro que el ocio y las vacaciones también tienen sesgo sexista.

Así que ánimo y a disfrutar por igual, ya que el derecho a la pereza tampoco  tiene sexo.