“Candidatas sin rostro” en las elecciones en Argelia

Cinco formaciones (tres islamistas, una socialista y una nacionalista) eliminan las caras de las mujeres candidatas en sus carteles electorales, desatando las críticas que reivindican igualdad para la mujer en la política argelina.

Cinco formaciones políticas argelinas borran la cara de las mujeres candidatas en sus carteles propagandísticos para las elecciones legislativas que se celebrarán el próximo 4 de mayo en el país.

Los polémicos afiches corresponden a cuatro partidos conservadores (la Alianza Ennahda-Justicia y Bina, el Frente Nacional Argelino, el Frente Argelino para el Desarrollo, la Libertad y la Justicia y el Frente Nacional por la Militancia) y al partido opositor Frente de Fuerzas Socialistas.

Los rostros ocultos con un óvalo blanco aparecieron en los carteles de estos partidos, principalmente en la provincia de Bordj Bou Arréridj, al arranque de la campaña electoral el día 9 de abril.

Rápidamente tildadas de “mujeres fantasmas”, estas representaciones fueron objeto de duras críticas de la opinión pública argelina. Las redes sociales se han inundado de mensajes que transforman el lema de las elecciones, “Samaa Sotek” (Haz oír tu voz), por la frase “Wari Wajhek” (muestra tu cara), ahora mantra de la campaña. Finalmente, el lunes 17 de abril las autoridades argelinas las prohibieron y amenazaron con anular las listas electorales de los partidos que no las modificasen en 48 horas.




“Es una transgresión peligrosa; no es legal y contradice las leyes y las tradiciones del país”, declaró para justificar esta decisión Hassan Noui, coordinador provincial de la Instancia Suprema Independiente de control Electoral (HIISE), añadiendo que los ciudadanos “tienen derecho a conocer a la persona a la que otorgan su voz”, según informó la agencia local de noticias APS.

Sin embargo, este jueves 20 de abril, Abdelouahab Derbal, Presidente del mismo organismo, contradijo sus propias directrices en declaraciones a la prensa, indicando que “los partidos políticos son completamente libres de mostrar o no los rostros de sus candidatos”, pudiendo revelar “solamente algunos candidatos de de sus listas, sus nombres con sus fotografías o únicamente sus nombres”, comunica Huffington Post Maghreb. Derbal subrayó que la Instancia Suprema no desea contravenir “las costumbres y tradiciones argelinas” que hacen que estas candidatas “no deseen publicar sus facciones”.

Posiciones antagónicas.

Moussa Touati, líder del partido nacionalista conservador Frente Nacional Argelino (FNA) ya ha advertido que no obligará a sus candidatas a mostrar el rostro. La HIISE “no está legitimada” para adoptar medidas respecto a las listas electorales y a las fotos que se publican en carteles y panfletos electorales”, subrayó.

Curiosamente, este mismo partido ha protagonizado otro evento inédito en las elecciones argelinas, presentando una lista completa de mujeres en la provincia de Chlef, como selñala Huffington Post Maghreb

Por su parte, el Frente de Fuerzas Socialistas se ha retractado enseguida de la medida, definiéndola como “una iniciativa muy desafortunada” del equipo de comunicación del partido. “El FFS ha ordenado la retirada inmediata de este cartel y condena enérgicamente este tipo de procesos incompatibles con los principios y valores del partido”, ha anunciado el jefe de comunicación del partido, Hassen Ferli, en un comunicado difundido a la prensa argelina.

El diario francófono El Watan denuncia que el incidente “confirma la presencia masiva en las listas de candidatos que sostienen ideas salafistas, incluso en partidos que se presentan como nacionalistas y demócratas”. Al mismo tiempo, puntualiza que, en ciertos casos, son las mismas candidatas las que se niegan a incluir su imagen en los carteles.




Una lucha inconclusa.

La polémica refleja la profunda división social que existe en Argelia y la brecha cultural, educativa y económica que separa el campo de las grandes urbes.

La gran mayoría de los carteles con “candidatas fantasma” se da en áreas rurales y localidades pequeñas y medianas del centro sur del país como Ardar, situada a unos 1.400 kilómetros al sur de Argel, la ciudad con mayor número de mujeres sin rostro de todo el país.

Además, algunos medios relacionan el escándalo con la ley de 2012 que establecía cuotas de representación de las mujeres en organismos públicos. La ley obligó a los partidos políticos a incluir al menos un 30% de mujeres en sus listas, reservando para ellas un 30% de los escaños en el Parlamento.

Según Algérie focus, “ciertos partidos políticos sólo incluyen mujeres en sus listas porque el reglamento lo exige”. “Si estas mujeres encuentran ‘inaceptable’ el hecho de mostrar sus rostros, está claro que no piensan acudir al encuentro de los electores”, reclama el periódico.

La ley ha contribuido a aumentar la participación de las mujeres en el Parlamento de un 7.75% a un 30% entre 2007 y 2012, colocando a las argelinas a la cabeza de las norteafricanas en presencia en el Parlamento.

Pese a este avance, la lucha por los derechos de la mujer aún tiene un largo camino por recorrer en el Parlamento argelino. Como indica Jeune Afrique, el debate parlamentario sobre la criminalización de la violencia conyugal en 2015 fue calificado por los partidos conservadores de “terrorismo familial” y no se consiguió promulgar las protecciones suficientes contra la violencia doméstica.