Cuatro de los seis premios Rey Jaime I son para mujeres

El jurado, compuesto por 16 Nobel, premian a Alicia Asín, Susana Marcos, Anna Maria Travaset y Carmen Herrero.

El jurado de los premios Rey Jaime I, que se han fallado este martes en Valencia y del que forman parte 80 personas, entre ellos 16 premios Nobel, ha otorgado cuatro de los seis galardones que conceden en la edición de 2017 a mujeres. El presidente ejecutivo de los premios, Javier Quesada, ha anunciado ante un nutrido grupo de autoridades que las distinciones al mejor Emprendedor, a las Nuevas Tecnologías, a la Protección del Medio Ambiente y a la Economía han ido a parar a prominentes mujeres que han destacado en sus respectivos campos.

Alicia Asín Pérez (Zaragoza 1982) ha sido distinguida con el galardón a la mejor Emprendedora. Asín es una joven ingeniera informática, fundadora en 2006 de la empresa Libelium, y dedicada al diseño y fabricación de sensores inalámbricos para ciudades inteligentes. Ha enfocado su carrera en cómo el internet de las cosas puede cambiar nuestro mundo, comenzando por las ciudades, la agricultura de precisión, el control del medio ambiente o la salud de las personas.

Susana Marcos Celestino, de 46 años, se ha llevado el premio de Nuevas Tecnologías. Es profesora de Investigación del Centro de Óptica del CSIC en Madrid. Licenciada en Física en la Universidad de Salamanca, su trabajo ha innovado en la industria oftalmológica y ha mejorado el diagnóstico y tratamiento de problemas oculares.




Anna Maria Travaset Vilaginés, de 55 años, se ha alzado con el galardón a la Protección del Medio Ambiente. Doctora en Ciencias Biológicas, actualmente es profesora de investigación de IMEDEA (CSIC-UIB) de Mallorca. El jurado ha destacado sus aportaciones al conocimiento de la biología reproductiva de especies vegetales amenazadas y a la ecología evolutiva de las interacciones planta-animal, especialmente en los mutualismos de polinización y dispersión de semillas.

Carmen Herrero Blanco ha obtenido el premio de Economía. Licenciada en Matemáticas y catedrática de Fundamentos del Análisis Económico, destaca por su investigación de los problemas sociales, en especial la equidad. Trabaja en la Universidad de Alicante y ha publicado en los últimos años más de 60 artículos en revistas JCR (Journal Citation Reports).

El Doctor en Ciencias Químicas Fernando Martín García, de 55 años, ha sido galardonado con el premio de Investigación Básica. Catedrático de la Universidad Autónoma de Madrid, está considerado uno de los pioneros en el establecimiento de los fundamentos teóricos de una nueva disciplina científica, la attoquímica, que consiste en observar y manipular el movimiento electrónico entre átomos y moléculas, lo que permite predecir las reacciones químicas.

Por último, el sexto galardonado, en la modalidad de Medicina Clínica, ha sido el doctor Josep Dalmau Obrador, que trabaja en el Hospital Clínic de Barcelona., concretamente en Institut d’Investigació Biomédica August Pi i Sunyer, de la Facultat de Medicina de Barcelona. Con 63 años, este médico ha sido premiado por el jurado por sus 29 años de investigación en enfermedades del cerebro causadas por mecanismos inmunológicos inducidos por el cáncer. Ha identificado además una nueva categoría de enfermedades inmunológicas que ha permitido el descubrimiento de numerosas enfermedades desconocidas tanto a nivel psiquiátrico como neurológico.




En las 28 ediciones anteriores de los Premios Rei Jaume I, dotados con 100.000 euros cada uno, se había premiado a un total de ocho mujeres, por lo que con las cuatro premiadas en la presente edición la suma asciende a un total de 12 galardonadas. La edición de 2017 es la primera en la que el número de mujeres galardonadas supera al de hombres.

Un pacto por la ciencia.

Tras el fallo del jurado, el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ha reclamado con urgencia un Pacto de Estado por la ciencia que vaya “incluso más allá de las fronteras españolas” y que reivindique las raíces ilustradas de este continente para que vuelva a ser la referencia.

Puig ha defendido la urgencia del pacto nacional para dar “estabilidad y continuidad a las políticas científicas” y proteger a la ciencia “del arbitrio del gobierno de turno”, además de resaltar que un pacto europeo “es la reivindicación más sugerente a nuestras raíces ilustradas”.