Estados Unidos quiere videojuegos educativos en los colegios

Los videojuegos con fines educativos son una vía para reinventar la educación infantil. Eso es lo que ha asegurado recientemente el Departamento de Educación en Estados Unidos, a través de Erik Martin, jefe del Departamento de Juegos Educativos. “ Si te fijas en la vida de un estudiante, un montón de estudiantes han jugado más o menos 10.000 horas a videojuegos cuando se gradúan. Es casi el mismo tiempo que pasan en el colegio” ha explicado. “ Es posible imaginar que muchas veces una de esas dos actividades resulta más atractiva que la otra“.

Por ello, Martin considera que unir ambos mundos, el del colegio y el exterior con los videojuegos, puede resultar vital para conseguir que el aprendizaje sea más atractivo para los estudiantes. No se trata de usar juegos porque sea divertido o atractivo, sino porque son una solución educativa real “.

Estas declaraciones han salido a coalición poco antes del encuentro que el gobierno estadounidense planea celebrar en Nueva York, al que acudirán expertos en pedagogía, desarrolladores de videojuegos, profesores y estudiantes. En él se debatirán las formas de aunar la necesidad educativa de los juegos con los intereses económicos de las empresas desarrolladoras.

Según el director de tecnología educativa del Departamento de Educación de EE.UU, Richard Culatta, “ la comunidad educativa está lista para usar la tecnología de formas innovadoras“, sin embargo, depende demasiado de los desarrolladores de las herramientas requeridas. A raíz de esto, los especialistas del departamento quieren hacer comprender que los desarrolladores de juegos educativos deben trabajar codo con codo con profesores, para asegurarse de que están haciendo la clase de juego que se necesita.

El trabajo realizado por los profesionales de distintos sectores para conseguir aunar educación y videojuegos se viene dando como consecuencia de la iniciativa ConnectED, impulsada por el presidente Barack Obama, con la que se buscaba integrar la tecnología y las herramientas online en las aulas.