Hacen falta Hombres para acabar con la Violencia Machista. El silencio nos hace cómplices

La violencia de género es la clara expresión de la incapacidad de una parte de los hombres, atrapados en la cultura machista, para adaptarse a una convivencia en libertad e igualdad con las mujeres. Es la respuesta de la fuerza y la imposición cuando no hay argumentos. Es la ruptura de las normas básicas de la convivencia entre personas; el respeto y la no violencia.

En este escenario, la gran movilización internacional promovida por el movimiento feminista ha sido capaz, en las últimas décadas y en gran número de países, de visibilizar el alto grado de violencia estructural que sufren las mujeres en todo el mundo. En nuestro país, ha visto la luz un drama que provoca casi un centenar de muertes al año y que día a día acosa a cientos de miles de mujeres. Se calcula, además, que cerca de un millón de niñas y niños son víctimas directas de esta situación.

Mientras exista violencia la igualdad no es posible. Las mujeres están pagando con la vida, salud y libertad, su deseo de acceder a una situación de igualdad de derechos y oportunidades. Reivindicar las mismas libertades que tenemos los hombres les está suponiendo un altísimo coste con el que es urgente acabar. (Aquí puedes acceder aqui al último informe de víctimas mortales por violencia de género).

Los hombres podemos y debemos contribuir a este fin. La violencia machista se sustenta gracias a un amplísimo colchón de permisividad y silencio. Mientras los hombres no consideremos urgente implicarnos activamente contra la violencia hacia las mujeres, estaremos contribuyendo a su reproducción y permitiendo que esta tragedia nos empañe a todos. Necesitamos decirles a estos hombres violentos que no provoquen más dolor, que la libertad y la igualdad son el fin y el camino. Que ser hombre es defender los derechos humanos básicos de todas las personas. Cambiemos la imposición y la fuerza por el respeto y el cuidado de las personas con las que nos relacionamos.

El pasado 21 de Octubre, AHIGE promovió la celebración de más de una treintena de Ruedas de Hombres contra la Violencia Machista en la mayor movilización de estas características producida en la historia de España. Un mes después, hacemos un llamamiento a todos los hombres para que acudamos masivamente a las manifestaciones del 25 de noviembre. La solidaridad, la justica y la igualdad nos deben de llevar a marchar solidariamente junto con las mujeres.

Ante la violencia no hay neutralidad posible. Es, sin duda, el problema más grave que tiene nuestra sociedad en estos momentos. Mientras millones de personas vivan cada día acosadas por el miedo a un hombre violento, no podemos descansar con la mente y el espíritu en paz. Ante la violencia, a los hombres, el silencio nos hace cómplices.

El día 25 de noviembre acude a una manifestación contra la violencia de género. Y, cada día, asume tu responsabilidad para acabar con la violencia. Si tú no lo haces, otros tampoco lo harán.

Revista Hombres igualitarios