Networking

Los expertos aseguran que un 75% de los puestos de trabajo que ofrecen las empresas no llegan a anunciarse nunca ni en la prensa ni en Internet. Son un “mercado oculto” de ofertas de empleo al que sólo se puede acceder a través de contactos personales. Estos son una de las vías más eficaces para buscar trabajo, pero hay que saber gestionarlos.

Con el concepto de networking, nos referimos a la gestión de dicha red de contactos. Se trata de establecer comunicación con personas que nos den información útil para encontrar un empleo.

Se calcula que una persona adulta tiene entre 1.500 y 3.000 contactos, aunque no recuerde a muchos de ellos: familiares, amigos, conocidos de la vida social, excompañeros de trabajo, antiguos profesores, viejas amistades escolares… Además, los Colegios profesionales, ferias de empleo, acontecimientos sociales, etc, pueden ofrcernos oportunidades de networking.

 Cómo crear y extender una red de contactos:

Lo primero es tener muy claro qué tipo de trabajos nos interesan y qué formación, experiencia y habilidades podemos ofrecer. A continuación, se empieza a trabajar la red. En primer lugar, contactando con amigos, compañeros y conocidos que por su situación socioprofesional puedan conocer ofertas de empleo o informarnos sobre el mercado de trabajo en general (en qué empresas hay más oportunidades, qué conocimientos se valoran más, dónde van a surgir nuevos proyectos…).

Nuestra actitud no debe ser la del que pide un trabajo por compasión, sino la de una persona interesada en conocer el mercado de trabajo en un sector concreto.

Es imprescindible llevar un registro detallado de nuestras llamadas y reuniones y anotar la información obtenida de cada persona y si hemos acordado volver a contactar con ella en el futuro. Pero no hay que conformarse con los círculos más próximos. El objetivo, sobre todo, es conseguir que estas personas nos pongan en contacto con otras mejor situadas que puedan informarnos sobre empresas y puestos de trabajo concretos.

Lo realmente importante, de hecho, es llegar a conocer a profesionales en activo del mundo de la empresa, porque ellos tienen más posibilidades de estar en contacto directo con las personas con capacidad para contratar y son, por tanto, quienes pueden hacernos de puente hacia un puesto de trabajo. Para ello podemos acudir a ferias, salones, congresos, colegios y asociaciones profesionales, conferencias, cursos, seminarios…

Frecuentar estos lugares, además, ayuda a encontrar información útil para la búsqueda de empleo y a familiarizarse con el mundo profesional y empresarial.

Fuente: Laboris.net