PP, PSOE y Podemos, en contra de la ley de gestación subrogada de Ciudadanos

No cobrará dinero como si fuera un negocio pero si recibirá una compensación económica por los gastos que le ocasione el embarazo. La mujer gestante, que será mayor de 25 años y deberá tener estabilidad económica, no aportara ningún material genético propio, firmará un contrato en el que renuncia a la filiación del bebe y no podrá arrepentirse. Estas son, a grandes rasgos, las condiciones que plantea Ciudadanos en su propuesta de ley para regular la gestación subrogada.

La formación naranja propone además crear un Registro Nacional de Gestación por Subrogación, adscrito al Registro Nacional de Donantes, en el que se inscribirán las mujeres que libremente deseen ofrecer su capacidad de gestar, los progenitores subrogantes y los contratos de gestación por subrogación que se suscriban. “Lo que nosotros queremos asegurar es que la mujer sepa lo que está haciendo. Según nuestra ley firmará un contrato en el que se establece la filiación en favor de los padres subrogantes“, señala en ‘La Ventana’ la diputada Patricia Reyes.

Consciente de que PP, PSOE y Unidos Podemos rechazan su ley, Albert Rivera les pide que dejen libertad de voto a sus diputados. Solo los nacionalistas catalanes y vascos, PdeCat, Esquerra Republicana y PNV, ven con buenos ojos un proyecto con apoyos insuficientes para que salga adelante ¿Qué argumentan los grandes partidos para oponerse?

PP, contra la mercantilización de la maternidad

El portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, ha asegurado que su grupo parlamentario es “absolutamente contrario a que se pueda usar de forma mercantil el vientre de una mujer”. “Estamos rotundamente en contra de la mercantilización de la maternidad por parte de nadie”, ha insistido. Los conservadores, no obstante, abren la puerta a estudiar el proyecto de Ciudadanos.

El PSOE fijó su postura en el Congreso

Tras un intenso debate en la formación, los delegados del PSOE cerraron la puerta en el último cónclave a regular la maternidad subrogada. El texto aprobado equipara vientre de alquiler y maternidad subrogada, dado que en él aparecen las dos expresiones. El documento afirma que “los vientres de alquiler suponen una mercantilización de las mujeres” y que “el Partido Socialista no puede abrazar ninguna práctica que pretenda socavar los derechos de mujeres ni de niñas ni apuntalar la feminización de la pobreza”.

Podemos duda de la voluntad altruista

El partido morado no apoyará la propuesta por vulnerar los derechos de las mujeres y cree que el texto oculta una intención mercantilista ya que “no puede llamarse altruista cuando hay compensaciones económicas”. En un comunicado, Podemos detalla que la urgencia de Ciudadanos para presentar esta iniciativa se debe a “la necesidad de clínicas, y agencias de mantener su tipo de negocio en España sin tener en cuenta la vulneración de derechos humanos de mujeres, niñas y niños en los lugares donde se permite contratar este tipo de servicios”. La formación apuesta por un “debate sosegado” sobre la gestación subrogada, que califica como “proceso biológico y de vida”, en lugar de “una técnica reproductiva” y critica que se pretenda aprobar este tipo de práctica “como un progreso, futuro, o novedad del tipo de familia en España”.