Somos la primera Promoción del Master en Género y políticas de Igualdad

El día veintisiete de septiembre del año dos mil ocho se inauguraba mediante una sesión de videoconferencia la I edición del Master  de Género y Políticas de Igualdad que se organizó por la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, a través de la Cátedra de Género de Instituto de Derecho Público, junto con CC.OO. a través de su Fundación para la Formación y el Empleo, FOREM y dentro de la programación de Formación Continua.

Fuimos más de cien las personas afortunadas que pudimos comenzar esta aventura formativa, pionera en este ámbito, sobre todo al insertarla dentro de la Formación Continua a la que todas las personas trabajadoras tenemos derecho.

Este Master de Género y Políticas de Igualdad ha tenido una duración de dos años que finalizarán el próximo treinta de junio en el acto de clausura.

Durante estos dos años, el alumnado hemos podido aprender muchísimas cosas de la mano de personas altamente cualificadas en estas materias, al tiempo que se han tocado temas tan delicados como el empleo, la economía, los usos de los tiempos, la cooperación o la comunicación entre otros, siempre bajo la perspectiva de género.

Hemos analizado problemas concretos como la violencia que se ejerce contra nosotras, las mujeres; sus causas y sus desastrosas y nefastas consecuencias, la participación de las mujeres en la vida política y sindical, o la influencia de la aprobación de la Ley de Igualdad en diversos campos, como el de la negociación colectiva, por ejemplo.

Tuvimos la inmensa fortuna de coincidir en el tiempo con la creación y puesta en marcha del Ministerio de Igualdad.

Hemos disfrutado de videoconferencias en cada uno de los módulos con el profesorado que lo impartía o con personas expertas en la materia a estudiar que nos han aportado una riqueza de conocimientos y de experiencias difícilmente alcanzables sin la ayuda de las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación que se han puesto a disposición del alumnado.

Y después de estos dos años de formación puedo asegurar que mi percepción del mundo en lo que a la igualdad se refiere ha cambiado.

He aprendido que hay mucho camino por recorrer en muchos, quizás demasiados ámbitos todavía, pero que es igualmente cierto que también llevamos un largo, tortuoso e imparable camino recorrido.

El hecho de que Europa no sufriera los daños de cuarenta años de dictadura, permitió a algunos países avanzar mucho más que nosotras en ese camino hacia la igualdad real, pero no es menos cierto que a través de la entrada en la Comunidad Europea y de la ratificación de diversos tratados, y por último de la aprobación de la Ley de Igualdad, hoy en día podríamos decir que las mujeres españolas no estamos demasiado lejos, en lo que a igualdad se refiere, de otros países vecinos como Francia o Alemania.

Por supuesto que, como he dicho antes quedan muchos asuntos pendientes, como la polémica sobre la modificación de la Ley del aborto, el aumento del tiempo de descanso maternal después del parto, nuevas políticas sobre la distribución del tiempo laboral que permitan una mejor conciliación entre la vida personal, familiar y laboral, o estrategias que permitan una legislación sobre protección a las familias en lo que a cuidados se refiere que permita una verdadera igualdad en el uso y disfrute de esos pequeños espacios de libertad que supone tener tiempo para una misma.

Otro de los resultados obtenido, ha sido que el alumnado hemos creado redes entre nosotras y nosotros. Ello facilita y facilitará en un futuro que nuestros trabajos y esfuerzos como agentes activos en aras a una igualdad efectiva entre mujeres y hombres sean coincidentes y podamos, desde la complicidad creada a lo largo de dos años de formación compartida, sumar esfuerzos, ideas, compromisos y/o luchas.

El esfuerzo realizado, tanto por la Secretaría de la Mujer de CC.OO. como por la Cátedra de Derecho Público de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, y el equipo técnico de FOREM ha dado sus frutos y ahora estamos a punto de acabar esta experiencia formativa la I promoción de personas que hemos realizado este Master.

Este esfuerzo realizado por las instituciones antes nombradas pone de manifiesto que cuando hay voluntad de formar a las personas y se dispone de los medios adecuados, el éxito está asegurado.

Y digo esto porqué la segunda edición de este master está en marcha y han sido otras cien personas aproximadamente las que ahora mismo están realizando su formación en este sentido.

Desearía nombrar una a una a todas las personas que han hecho posible esto que, hace sólo un lustro, parecía un sueño, pero seguramente se me olvidarían algunos nombres y no sería justo.

Pero me voy a permitir nombrar a una mujer sin cuyo esfuerzo, tesón, coherencia y sabiduría, estoy segura que esto no hubiese funcionado del modo en el que lo ha hecho. Ella es Laura Nuño Gómez y es la Directora de la Cátedra de Derecho Público de la Universidad Rey Juan Carlos, de Madrid.

Laura ha sido la que se ha “peleado”, como buena luchadora que es, los temas desde hace años para que esto fuera una realidad y creo que es justo que le reconozcamos esa lucha y que yo, a título personal, le quiera dedicar el éxito de mi trabajo.

Ahora esta aventura toca a su fin. Y creo que todas y todos podemos sentirnos muy orgullosas del resultado.

El próximo día treinta de junio pondremos el broche de oro a estos dos años de estudios, lecturas, foros, ejercicios, videoconferencias y complicidades con tutoras, coordinadora y, sobre todo con las compañeras y compañeros de este maravilloso viaje llamado formación en Igualdad.

Ahora nos toca a nosotras y nosotros, los que acabamos como primera promoción de este master, convertirnos en agentes activos en pro de la igualdad efectiva entre mujeres y hombres en cada una de las parcelas de nuestra vida en las que tengamos capacidad de intervención.

Esa es, ahora nuestra responsabilidad y también nuestro compromiso con la Igualdad real y efectiva entre mujeres y hombres.