Una agresión a las personas más enfermas y con menos recursos de muy difícil gestión

La Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública ante la publicación en el BOE de hoy del RD 16/2012, de 20 abril, de medidas urgentes para garantizar la sostenibilidad del Sistema Nacional de salud y mejorar la calidad y seguridad de sus prestaciones tiene que señalar:

1) Este RD mezcla asuntos múltiples de categorías muy distintas, seguramente con la intención de ocultar el trasfondo real de las medidas que se adoptan (prescripción farmacéutica, aseguramiento, fondo de garantía asistencial, áreas de capacitación especifica, etc).

2) El RD consolida una gravísima agresión sobre los pensionistas, ya que no solo introduce el copago de los mismos, sino que además incluye que las prestaciones dietéticas y ortoprotesicas tendrán unas aportaciones con los mismos criterios que los fármacos. Por otro lado se anuncia una exclusión de medicamentos de la financiación pública, que se queda a un control posterior.

3) Las cantidades a reintegrar a los pensionistas que hayan pagado por encima de los limites establecidos serán “reintegradas” por las CCAA con una “periodicidad semestral” (articulo 4.trece.7) lo que significa que los pensionistas tendrán que pagar para poder retirar los medicamentos y luego solicitar su reintegro, estableciendo una nueva barrera en el acceso a los medicamentos para las rentas menores y los enfermos crónicos.

4) La gestión de la prestación se dificulta notablemente porque queda en manos de la prescripción electrónica, que no esta establecida en todo el sistema sanitario público y se establecen nada menos que 7 modelos de recetas que deberán de implementarse en los centros sanitarios con los problemas que ello conlleva.

5) No se garantiza el acceso del sistema sanitario a los datos de ingresos de los contribuyentes, que en todo caso parece situarse en la declaración de la renta del año anterior, lo que penaliza a las personas que hayan entrado en el paro, disminuido sus ingresos o perdida la prestación por desempleo desde entonces.

6) Se establece que el Ministerio de Sanidad fijara los importes máximos de contribución para el transporte sanitario no urgente, la prestación ortoprotesica y la dietética, lo que quiere decir que se ampliara el copago en todos estos aspectos

7) Como colofón se retira el derecho a la atención sanitaria a los inmigrantes ilegales con los efectos negativos que ello tendrá sobre la salud pública.

En resumen, se trata de una agresión mayor aún de lo anunciado que va a dificultar seriamente a las personas con menos recursos y con mas problemas de salud su acceso a la prestación farmacéutica, ortoprotesica y dietética y que previsiblemente por la modificación de la cartera de servicios que se prevé supondrá la desaparición de la accesibilidad al Sistema nacional de Salud precisamente para las personas que mas lo necesitan.