Consejos antes de comprar online

Autoría: E-mujeres

Valorar las ventajas y los inconvenientes de la compra online son cuestiones que hay que tener en cuenta como cliente a la hora de comprar por internet. Estas son las ideas básicas en torno a lo que nos aporta comprar en internet.

1.- ¿Qué ventajas tiene comprar por internet?

Abierto 24 horas al día, 7 días a la semana. Hacemos la compra desde casa. Muchas veces el hecho de desplazarnos a la tienda física (más si vamos a varias tiendas para comparar precios) supone una pérdida de tiempo y un coste que no tenemos en cuenta. En algunos casos la venta por internet supone para la tienda un ahorro de costes que se traduce en precios más competitivos. Los productos estándar son los mismos en una tienda física y en una tienda virtual (por ejemplo un televisor de un determinado modelo). Si nos interesa un producto y modelo en concreto es más sencillo comprar a través de internet, comparar precios. En resumen:

  • Disponibilidad. Puede comprar a cualquier hora del día, sin dependencia del horario comercial de apertura, ni del lugar dónde vivas.
  • Comodidad de acceso. Puede adquirir sus productos desde casa o desde el trabajo, evitando desplazamientos.
  • Rapidez. El acceso a los servicios o productos se realiza sin demora o tramitaciones especiales, por lo que puede obtener lo que necesita al instante.
  • Mercado más competitivo. Internet nos permite localizar diferentes tiendas en todo el mundo que ofrecen un mismo producto o servicio, y comparar precios y servicios añadidos antes de realizar la compra.
  • Atención personalizada. En algunos casos puede crear los servicios/productos a su medida dependiendo de sus necesidades personales.
  • Información detallada. Internet nos permite informarnos con el detalle que necesitemos de las características del producto/servicio que queramos adquirir, pedir opiniones de consumidores, solicitar demostraciones o compararlo con la competencia.

2.- ¿Qué inconvenientes tiene comprar por internet?

El ecommerce carece de ese toque personal que ofrecen algunas tiendas físicas. Retrasos en la entrega de los pedidos, en la compra online, aun realizando clic y cerrando la compra, el producto llegará al cliente, como muy pronto “mañana”. La venta online no permite probar o tocar el producto antes de adquirirlo.

3.- ¿Es seguro pagar con tarjeta de crédito?

El número de sistemas de pago varía de una tienda electrónica a otra. La forma más segura (que no la más cómoda) es el contra reembolso, único medio de pago online que maneja dinero efectivo. Así, el consumidor no tendrá que abonar nada hasta que no tenga lo adquirido entre las manos. Aunque, el medio más utilizado con diferencia para pagar online son las tarjetas de crédito o débito, empleadas en más del 80% de las transacciones online en España, según la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones.

Los sistemas de pago online son actualmente muy seguros y desde el punto de vista técnico la probabilidad de que terceras personas puedan interceptar o manipular un pago con tarjeta de crédito es muy pequeña. Prácticamente todos los sitios que aceptan este tipo de transacción comercial, tienen servidores seguros para hacer este trámite, con las correspondientes claves de encriptación, muy difíciles, por no decir casi imposible de vulnerar (o que valga la pena el tiempo y el trabajo necesario para hacerlo).

Siempre hay que realizar el pago a través de sistemas de pago conocidos: PayPal, 2Checkout… o pasarelas de pago de entidades bancarias (TPV virtual): 4B, Banesto, u otras. Siempre hay que verificar que el dominio en el que vamos a realizar el pago se corresponda exactamente con el dominio oficial de la entidad o sistema de pago. Por ejemplo, una dirección web como ‘paypal.3dpay.com’ no sería segura puesto que el dominio principal no es paypal.com, seguramente se trata de un intento de fraude.

Es necesario verificar que la página de pago (en la que se introducen los datos de la tarjeta de crédito) sea una página segura. La mayoría de los navegadores lo indican mediante un icono de candado y la dirección de la página (URL) tiene que comenzar con https://

Para comprobar la seguridad del navegador existen páginas, como ésta, https://secure.comodo.net/example.html donde se comprueba si el navegador acepta una conexión segura y cómo avisa de que entra en una página cifrada e informa sobre los certificados de seguridad asociados a ésta.

Objetivamente el riesgo es mucho mayor al pagar en cualquier restaurante o comercio, puesto que el empleado manipula físicamente la tarjeta, podría duplicar sus datos, etc. Por supuesto nunca dejar los datos de la tarjeta de crédito a terceros, bloquear la tarjeta en caso de pérdida y tomar las medidas de seguridad que indica en estos casos el sentido común.

4.- ¿Es seguro dejar mis datos personales?

Las tiendas virtuales tienen las mismas obligaciones que las tiendas físicas en cuanto al tratamiento de la información personal. Si se trata de una tienda en España tiene que cumplir la Ley de Protección de Datos (LOPD) y la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información (LSSI). Básicamente, la tienda tiene que mostrar al cliente información sobre el tratamiento que tendrán sus datos personales, para que el usuario decida si desea facilitar estos datos. La tienda debe tener registrado el fichero de datos en la Agencia Española de Protección de Datos, que obliga además a elaborar un documento de seguridad que garantice la seguridad de esos datos.

Además, la tienda online debe indicar claramente los datos identificativos y fiscales del titular (propietario), incluyendo el NIF/CIF, nombre de la empresa, datos de contacto, registro mercantil (si fuera aplicable). De tal forma que el cliente o clienta pueda saber realmente dónde compra y a quién tiene que reclamar en caso de cualquier problema.

5.- Problemas con los productos y devoluciones

Las reglas que se aplican a las tiendas físicas son aplicables igualmente a las tiendas virtuales. Los productos tienen las garantías establecidas por ley. Hay que conservar los embalajes, la factura de compra. Si es posible conviene revisar el estado del producto en el momento de la entrega por parte del transportista.

Antes de realizar la compra es interesante leer en la tienda la información sobre las condiciones de compra y la política de devoluciones. Hay que tener en cuenta que normalmente los gastos de envío en caso de devolución corren por cuenta del comprador (de la misma forma que una tienda física no pasará a recoger el producto que se quiere devolver, es quién compra el que debe llevarlo a la tienda).