El Centro Mujer Madrid abre sus 15 apartamentos, cerrados desde 2011 por la falta de apoyo institucional

Autoría: Roberto Bécares

Por estar preparados estaba hasta colocada la lencería de las camas o el menaje de las cocinas. Pero durante cinco años no se abrieron. Se trata de los 15 apartamentos de unos 30 metros cuadrados construidos en el Espacio Mujer Madrid, un centro de 5.000 m2 cuadrados levantado en 2011 tras un acuerdo entre el Ayuntamiento de Madrid, gobernado entonces por Alberto Ruiz-Gallardón (PP), y el Ministerio de Igualdad para ofrecer atención, formación y en algunos casos suponer un hogar para mujeres en riesgo de vulnerabilidad o víctimas de la violencia machista.

Hasta ahora, la Fundación José María de Llanos del distrito de Puente de Vallecas, que gestiona el proyecto, sólo había podido abrir, gracias a una limitada ayuda del Ministerio de Sanidad, el Espacio de Igualdad, donde reciben orientación psicosocial y jurídica además de participar en talleres y actividades de Igualdad 300 usuarias. Por limitaciones presupuestarias, sólo podían abrir dos tardes a la semana.

Los presupuestos del Ayuntamiento de Madrid, tal y como adelantó este lunes la Cadena Ser, contemplan este año implementar el servicio que se ofrece en este centro (300.000 euros), para que pueda tener un horario continuado, y abrir por fin los 15 apartamentos, que ya estaban acabados, para lo que el Consistorio madrileño ha destinado hasta 365.000 euros.

«Era tremendo ver los apartamentos terminados pero cerrados. Nos decían que la situación económica era muy complicada», recuerda Juan de Dios Morán, miembro de la Fundación y director del centro, que por fin verá este año cómo esta operativo el Centro de Acogida. «Estamos muy contentos. Son apartamentos pequeños, pero aquí estas mujeres, en situación de alta vulnerabilidad o con dificultades de integración social, estarán alojadas y recibirán formación para conseguir la reinserción laboral», señala el director.

Las beneficiarias de los apartamentos serán mujeres en situaciones muy heterogéneas, desde mujeres vulnerables con hijos de su cargo, mujeres mayores, desahuciadas o que hayan sufrido maltrato machista. En este caso, se trata de personas que están en el nivel 2, que no tienen amenaza directa. Para ellas estos pequeños estudios serán la plataforma perfecta para tener autonomía y poder reemprender el camino de la integración total.

Ayer, la portavoz socialista, Purificación Causapié, y la concejal socialista Carlota Merchán visitaron las instalaciones con los responsables de la fundación.Dentro de su negociación de cara a los presupuestos uno de los condicionantes de los socialistas era que hubiera un importante respaldo económico para el centro, algo que el Área de Equidad, Igualdad, dirigida por la edil Marta Higueras, no dudó en apoyar.

«Gracias a la negociación con el equipo de Gobierno el espacio de mujer se va a reactivar con financiación propia», explicó ayer la edil Merchán, que considera fundamental este espacio para que estas mujeres «ganen autonomía personal, reconstruyan su vida, y opten a cursos de formación para el empleo, para que puedan tener una vida en dignidad». «Este tema no debe estar sometido a recortes, son medidas que atienden a necesidades y problemas reales de la gente», insiste la edil socialista sobre la gestión popular del Consistorio durante la última legislatura.

Desde la Fndación se recuerda que la tercera pata del proyecto, la de formación y empleo, todavía queda por desarrollarse, através de una subvención de la Caixa, pero no dudan en querer completarla a través de apoyos institucionales o subvenciones para que sea el centro integral que soñaron.