El periódico feminista ‘Andra, emakumeon ahotsak’ vuelve en formato digital

Autoría: andra.eus

Hace casi ya 20 años, en diciembre de 2000, nació ‘Andra, emakumeon ahotsak’. Un periódico mensual editado en Euskal Herria, que se presentó como el primer medio de comunicación escrito y dirigido por mujeres periodistas. Lo era e hizo historia.

‘Andra’ supuso un revulsivo. Despertó la ilusión en un movimiento feminista que en ese momento estaba socialmente desprestigiado. Nuestra idea era dar voz a las mujeres que estaban ausentes en los medios y que, cuando aparecían, lo hacían en imágenes estereotipadas que, como tales, no reflejaban lo variado y complejo de nuestra realidad.

Queríamos reinterpretar la realidad desde una óptica feminista. Hablar desde nosotras, escuchar las voces de las mujeres, y recuperar la vida y las aportaciones de mujeres a las que la Historia ha silenciado. Pero no nos servía ni nos sirve ahora cualquier voz. Buscábamos las voces de quienes caminan hacia la igualdad de derechos y oportunidades, un desafío que hoy sigue pendiente.

Ya entonces éramos conscientes de que ese progreso hacia un mundo más justo y vivible no podíamos conseguirlo solas. Estábamos convencidas de que teníamos que actuar en unión con otras grupos sociales que impulsaran valores de justicia, libertad y solidaridad. Por eso, también decidimos informar sobre el trabajo de muchas de esas organizaciones que, al igual que ahora y como le sucede al feminismo, tampoco tienen cabida en los medios de comunicación convencionales.

Algo hemos avanzado en estos 20 años. Lo hemos hecho, sobre todo, gracias a la expansión de Internet y de las redes sociales, que han posibilitado la aparición de múltiples plataformas digitales y han democratizado la transmisión de información. Un paso adelante positivo, pero que también tiene su reverso: más superficialidad y dificultad para distinguir la información contrastada.

Esfuerzos heroicos
Otro avance manifiesto ha sido la aparición de medios digitales feministas, algunos de ellos de gran prestigio y que se están manteniendo con esfuerzos casi heroicos. Como editoras sabemos lo que significa eso y abrazamos a todas las que están emprendiendo esa dura tarea.

Ahora nos unimos a ellas y volvemos a asumir el reto de poner en marcha un medio digital de calidad. Algunas de las que participamos en aquel proyecto original nos hemos constituido en asociación para recuperar ‘Andra’, esta vez en formato digital.

Nos motiva el comprobar que, pese al auge que está cobrando el feminismo, representación de las mujeres en los medios apenas ha variado. Es cierto que en sus espacios hay más mujeres que antes, pero el punto de vista es claramente androcéntrico y los medios de mayor audiencia siguen reproduciendo un imaginario femenino de mujer ama de casa, cuidadora y objeto sexual, en un claro alarde de violencia simbólica.

Cuarta ola feminista
Mantenemos, pues, nuestros objetivos de hace 20 años: trabajaremos para construir un mundo con derechos humanos para todas las personas, aunque la situación de las mujeres acaparará especialmente nuestra atención. También nos hemos marcado el reto de dar voz a los debates dentro del feminismo, convertirnos en un espacio de información y formación feminista, y crear opinión.

Recapitulando podemos decir que nos subimos decididas a la llamada cuarta ola del feminismo con el sueño de aterrizar algún día en la playa de los derechos, la justicia y la equidad, en una sociedad libre de machismo, homofobia, transfobia, xenofobia, intolerancia e ignorancia.