La carta de presentación

Autoría:

La función de la carta de presentación es llamar su atención, marcar la diferencia con los demás aspirantes al puesto y, en definitiva, conseguir una entrevista personal.

La carta puede ser tan importante como el currículum, ya que, aunque en ella no se describen conocimientos y experiencia profesional, sí que quedan plasmadas las actitudes: reflejan el interés que tienes por la empresa y el puesto de trabajo que solicitas, tu capacidad de comunicación e incluso deja ver una parte de tu personalidad.

Al contestar un anuncio no debes olvidar nunca que la carta que envías es tu presentación y que de ella dependerá el juicio que se emita. Junto con nuestro currículum, es lo que la empresa utilizará para hacerse una idea sobre nosotros. 

 Redactar la carta

Una carta de presentación tiene que ser muy profesional y estar redactada de forma clara, concisa y sin faltas de ortografía. Su contenido ha de ir dirigido a explicar porqué reúnes los requisitos del puesto, destacando y dirigiendo la atención del seleccionador hacia las habilidades, capacidades y conocimientos que has demostrado, con ejemplos concretos basados en tu experiencia anterior o en tu experiencia no laboral.

En toda carta de presentación deben estar presentes las siguientes partes:

  • Saludo: Cada carta debe estar dirigida a la persona con la que te interesa hablar, es decir, aquella que puede contratarte. Puedes intentar dirigirte directamente a la persona para la cual vas a trabajar si te dan el puesto. Habla con la empresa para asegurarte de que tienes el nombre correcto, y escríbelo correctamente.
  • Introducción: La introducción tiene que apelar al lector. Las cartas de presentación son cartas para “venderte”, están hechas para llamar la atención de la persona que puede contratarte. Preséntate y explica el objetivo de la carta: porqué te interesa la empresa a la que escribes, el sector y el puesto en particular. Si conoces bien la compañía a la que optas, utilízalo. Menciona proyectos que se están desarrollando, galardones recientes o comentarios favorables que se hayan publicado recientemente sobre ella. Si estás respondiendo a un anuncio de una oferta de empleo, es éste el lugar para mencionarlo.
  • Cuerpo: Esta es la parte que tienes que aprovechar para “venderte” bien, para mostrar a la empresa qué es lo que tienes que ofrecer y por qué necesitan contratarte. Así, explica aquí qué es lo puedes aportar (logros, experiencia), qué habilidades y capacidades tienes y podrás utilizar para desarrollar las funciones del puesto.
  • Cierre: No puedes tener lo que no has pedido. Al final de la carta, pide una entrevista. Se creativa, no uses el tópico “espero su llamada”. Menciona que puedes llamar para concertar una cita o reunión, no una entrevista. Propón. Termina con algún cumplido estándar pero cercano, seguido de tu firma. También puedes incluir tu número de teléfono bajo la firma, a modo de recordatorio.

Te recomendamos que tengas en cuenta una serie de sencillos consejos:

  • La carta no debe ocupar más de una hoja.
  • El papel debe ser de calidad, de tamaño estándar y sin ningún tipo de desperfecto.
  • Manda siempre originales de la carta, nunca fotocopias.
  • Pon tanta atención en el sobre como en la carta. En el sobre, escribe los datos de forma limpia, sin borrones ni tachaduras. Recuerda que el nombre y la dirección deben ser idénticos a los escritos en la carta.
  • Aunque normalmente la carta de presentación se escribe por ordenador, algunas empresas pueden pedirte que la redactes a mano. En este caso te recomendamos que sigas estos consejos:
    • Asegúrate que los renglones están derechos
    • Escribe con pluma estilográfica de color azul o negro, en vez de bolígrafo
    • Deja márgenes amplios y regulares
    • La letra debe aparecer cuidada, pero sin decorarla demasiado
    • La rúbrica debe ser la que normalmente haces

Fuente: http://www.modelocurriculum.net/