La igualdad de género en los mercados promueve la estabilidad financiera.

Autoría: ABC

«El hecho de que la gran mayoría de los brokers o corredores sean hombres es un factor de riesgo adicional para la estabilidad de los mercados». Así lo confirma un estudio realizado por la Universidad de Alicante y la Universidad de Cambridge publicado recientemente en la revista académica Journal of Economic Behavior & Oranization.

Los investigadores han llevado a cabo experimentos en los que voluntarios han participado en mercados financieros simulados en un laboratorio. Durante el experimento, aquellos mercados formados exclusivamente por hombres o por mujeres exhibieron un alto grado de inestabilidad en los precios. Sin embargo, los mercados mixtos mantuvieron precios muchos más estables.

Los resultados del estudio indican que no hay diferencias entre mercados formados exclusivamente por hombres o por mujeres. Ambos tipos de mercados tienden a sufrir una alta volatilidad en los precios, que eran generados por los propios participantes mediante un mercado de compra-venta de activos financieros creados en el laboratorio. Por el contrario, los mercados mixtos, compuestos por un 50% de hombres y un 50% de mujeres, exhiben precios muy estables y próximos al valor teórico de equilibrio de mercado.

Para poder explicar este fenómeno, los investigadores han recopilado información sobre las preferencias al riesgo, el nivel de confianza y la habilidad cognitiva de los participantes. Este último factor resultó ser determinante para la estabilidad de los mercados y parece explicar el efecto beneficioso de la igualdad de género: los participantes de baja habilidad cognitiva se comportaron de forma altamente irracional en mercados de sexo homogéneo, incurriendo en grandes pérdidas y desestabilizando los precios. Por el contrario, su comportamiento fue mucho más cauto y racional en mercados con igualdad de género.

«Nuestro estudio muestra que una alta habilidad cognitiva en el mercado y una mayor igualdad de género son beneficiosos para su correcto funcionamiento», afirma el investigador del Departamento de Fundamentos del Análisis Económico de la Universidad de Alicante y uno de los dos autores del estudio, Carlos Cueva. «La igualdad de género ayuda a limitar el efecto desestabilizador de aquellos agentes con menor habilidad cognitiva», añade Carlos Cueva.

Una posible explicación de este efecto, según los autores, es que los grupos mixtos promueven la cooperación y moderan la excesiva competitividad que frecuentemente exhiben grupos de sexo homogéneo.