Las mujeres se unen para hacerse oír en la industria cinematográfica

Autoría: Anabel Sánchez

La semana que viene se inaugura la tercera edición de CIMA Mentoring (organizado por la Asociación de Mujeres de Cineastas), un punto de encuentro especialmente destinado a mujeres de la industria del cine que comienza el próximo jueves 18 de marzo. Entre sus principales objetivos, asesorar proyectos para potenciar el nuevo talento femenino.

Las mentoras, todas mujeres en esta edición, orientan durante tres meses una selección de entre 5 y 6 proyectos de guionistas, directoras y productoras noveles. Como cuenta para la Cadena SER Juana Macías, directora de CIMA Mentoring, lo que le falta al cine para integrar plenamente a la mujer es lo que “le falta lo que le falta a la sociedad”. El famoso techo de cristal, unido a las habituales complicaciones de esta industria, convierten a las mujeres creadoras en un hecho anómalo.

Sin embargo, cada vez son más las iniciativas que tratan de impulsar el papel de la mujer en la industria cinematográfica. Hace tan solo unos días Juliet Binoche y Jessica Chastain anunciaban la creación de We Do It TogheterLo Hacemos Juntas«), una organización sin ánimo de lucro que impulsará la producción de películas realizadas por mujeres en Hollywood. Detrás de esta fundación, la cabeza pensante de la productora italiana Chiara Tilesi. Según ha revelado las fundadoras, los beneficios que se obtengan de los primeros proyectos irán destinados a la gestación de otros nuevos. La fecha para descubrir el primer destinatario será la próxima edición del festival de cine de Cannes.

Los datos de la desigualdad

Los números ratifican este desequilibrio. El Centro de Estudios de la Mujer en Televisión y Cine, elaborado por la Universidad de San Diego, publicaba el pasado año que solo el 7% de las películas más relevantes de Hollywood fueron dirigidas por mujeres. Otra prueba de este desequilibrio en la balanza, lo ponía de manifiesto el hackeo de la base de datos de Sony. Las chicas de La gran estafa americana –entre ellas, Jennifer Lawrence- cobraron un 2% menos que sus compañeros. Por su parte, Charlize Theron descubría que iba a cobrar menos que su compañero en The Huntsman. Protestó y finalmente, consiguió que la productora le pagase lo mismo que a Chris Hemsworth.

Macías considera que estas voces de denuncia sirven “para que se hable del tema y sea atendido por los medios”. Sin embargo, descarta que todo este tipo de reivindicaciones hayan tenido un reflejo práctico inmediato. A su vez destaca que “es curioso que sean las actrices. He oído pocas directoras y guionistas hacer estas reclamaciones”.

A nivel nacional, CIMA revela que “el número de directoras no acaba de subir”, situándose desde el 2006 en torno al 15%. Además, Juana Macías recalca que en profesiones tradicionalmente encarnadas por mujeres dentro del cine, como vestuario, estas solo representan un 26%. Macías revela que ellas sacan adelante proyectos “con la mitad de presupuesto” que los creadores masculinos. Ellas tienen la visbilidad en los eventos, ellos el empleo, se lamentan desde el CIMA.