Las y los líderes del mundo coinciden: debemos cerrar la brecha de género

Autoría: ONU MUJERES

Cerca de 80 líderes mundiales se reúnen en las Naciones Unidas para comprometerse personalmente a poner fin a la discriminación contra las mujeres de aquí al año 2030 y anunciar medidas concretas y cuantificables para iniciar un cambio rápido en sus países. Este acto marca un hito histórico que contará con compromisos expresados por jefas y jefes de Estado y de gobierno. Ninguna otra cuestión atraerá mayor atención política en la cumbre de las Naciones Unidas celebrada del 25 al 27 de septiembre para aprobar la Agenda 2030 y sus Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Está previsto que los compromisos incluyan diversas cuestiones que tratan los obstáculos más acuciantes para las mujeres, como, por ejemplo, aumentar la inversión en igualdad de género, alcanzar la paridad para las mujeres en todos los niveles de toma de decisiones, eliminar la legislación discriminatoria y abordar normas sociales que perpetúan la discriminación y la violencia contra las mujeres.

La República Popular China, país anfitrión de la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer celebrada en 1995, y ONU Mujeres, organizan conjuntamente la “Reunión de Líderes Mundiales sobre igualdad de género y empoderamiento de las mujeres: un compromiso para la acción”.

El presidente de la República Popular China, Xi Jinping, inauguró el evento. En él afirmó que “tenemos todavía un largo camino por delante para alcanzar la igualdad de género…La comunidad internacional debe reafirmar el espíritu de la Conferencia de Beijing con compromiso renovado y comprometer mayores esfuerzos para promover la igualdad de género y el pleno desarrollo de las mujeres. China hará más para amplificar la igualdad de género como política fundamental de estado para hacer posible el importante rol de las mujeres como ‘mitad del cielo’ y apoyarlas en la realización de sus propios sueños y aspiraciones, tanto en su carrera profesional como en su vida. Las mujeres chinas, mediante su propio desarrollo, jugarán un rol más importante en el movimiento mundial de mujeres y harán una mayor contribución a la igualdad de género en el mundo”.

El presidente Xi anunció que para contribuir al desarrollo de las mujeres a nivel mundial y al trabajo de ONU Mujeres, China aportará 10 millones de dólares a ONU Mujeres para la implementación de la Declaración y la Plataforma de Acción de Beijing y para alcanzar los objetivos relacionados en la agenda de desarrollo post-2015. El presidente Xi añadió que China ayudará a mujeres y niñas en otros países en desarrollo mediante la provisión de atención médica, formación profesional, financiamiento a la educación y otros tipos de asistencia.

En sus observaciones iniciales, el Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, se dirigió directamente a las y los líderes mundiales reunidos: “Como jefas y jefes de Estado y de gobierno tienen el poder y la responsabilidad de garantizar que la igualdad de género es, y sigue siendo, una prioridad nacional”. Continuó señalando tres esferas para la acción: “En primer lugar, les insto a crear y aplicar enérgicamente políticas coherentes de igualdad de género. En segundo lugar, asignar fondos significativos a la igualdad de género para lograr que los compromisos se hagan realidad. Y en tercer lugar, supervisar el progreso para que todos los gobiernos sean responsables ante sí mismos y ante los demás respecto a los compromisos que se contraen hoy aquí”.