MANIFIESTO FEMINISTA #8mSEGUIMOS

Las ciudadanas de este siglo herederas de la tradición feminista, nos unimos este 8 de marzo,

Convencidas que la firme defensa y acción real por la igualdad entre mujeres y hombres, los derechos humanos y la justicia social, constituyen la base del progreso de nuestra humanidad y el avance hacia una sociedad más democrática y civilizada.

Considerando las bases sentadas en:

  • La Declaración de los Derechos de la Mujer y la ciudadana de Olympe de Gouges.
  • Vindicación de los Derechos de la Mujer de Mary Wollstonecraft.
  • La Declaración sufragista “de los Sentimientos” de Seneca Falls.
  • La Liga Internacional de Mujeres por la Paz y la Libertad.
  • Las Conferencias Internacionales de la Mujer Trabajadora.
  • La Declaración Universal de los Derechos Humanos.
  • Las Conferencias Internacionales de la Mujer.
  • Todas las aportaciones escritas sobre la historia de la desigualdad a la que hemos estado sometidas las mujeres por el mismo hecho de serlo, forman parte de la tradición y pensamiento feminista que ha tenido como fuerza a un movimiento social intergeneracional e internacional como es el feminismo.

Conscientes que todo avance y ejercicio de nuestros derechos y libertades va a tener una respuesta patriarcal obsesionada en el retroceso de todo lo que hemos conquistado.

Tomamos la antorcha del feminismo como la luz que prendió hace 300 años y se propagó por todos los rincones del mundo y que con tanta violencia han intentado apagar en diferentes etapas de nuestra corta historia de avances y progresos.

Afrontamos la irrupción de la ideología patriarcal en el escenario social y político con la luz de la razón, la justicia, la solidaridad, la de los valores cívicos y democráticos. Y lo hacemos tomando las enseñanzas de la tradición feminista y las experiencias del movimiento organizado de mujeres, que viene luchando y conquistando derechos para todas y beneficiando al conjunto de la sociedad con estas conquistas.

Denunciamos las raíces de una historia de privilegios, de guerras, de poderes dominantes y opresores, de mercaderes y traficantes de seres humanos, que han hecho de este mundo un lugar inhabitable para mujeres, niñas, niños y para todas las personas que viven situaciones de pobreza, exclusión y violencias.

Defendemos las leyes que nos empoderan. Nos aferramos a los derechos y las libertades luchados y conseguidos por nuestras madres desde antes de la transición española, los mismos que venimos defendiendo nosotras y que hoy forman parte de nuestro ordenamiento jurídico.

Exigimos

  • Protección integral de la vida de mujeres y menores que sufren la violencia machista.
  • Intervención urgente para frenar las agresiones sexuales mediante la ejecución de un plan en educación afectivo sexual para nuestra juventud y combatir el consumo masivo de una pornografía violenta y machista que desde edades muy tempranas acceden fácilmente y sin control. Esta realidad provoca que el aumento de agresiones sexuales hoy en nuestro país, constituya una alarma que amenaza y pone en riesgo la libertad de las mujeres en el desarrollo de su vida personal.
  • Abolición de la explotación sexual y reproductiva que comercia con seres humanos y los cuerpos de las mujeres. El sistema prostitucional y el negocio de los vientres de alquiler deshumaniza nuestra sociedad convirtiendo a las mujeres en objetos sexuales y reproductivos a disposición del mercado.
  • Solución política y humanitaria a los conflictos bélicos que tanta destrucción y sangre sigue derramando. Y en los que tantas mujeres y niñas son tomadas como armas de guerra, objeto de agresiones, secuestros y violencias.
  • Igualdad laboral y salarial. Mayor protección y condiciones dignas de los trabajos feminizados.
  • Permisos por nacimiento y adopción iguales e instranferibles.
  • Eliminación de barreras que impiden a las mujeres llegar a los puestos de decisión en los poderes públicos, económicos y en el ámbito cultural.
  • Aumento del presupuesto en políticas transversales de igualdad en todas las administraciones públicas.
  • Acceso universal a la educación pública y no diferenciada entre niños y niñas.
  • Una judicatura que se desprenda de las creencias patriarcales y de la cultura de la violación que normaliza la violencia sexual.

*Seguimos.

Nosotras, ciudadanas herederas de la tradición feminista, hijas y nietas de todas las que desafiaron el orden establecido, de las que se organizaron y consiguieron la ciudadanía para todas, de las que estudiaron e investigaron y pusieron nombre al sistema de subordinación y desigualdad que nos excluye y nos cosifica, de aquellas que desde los parlamentos legislaron en nuestro beneficio, de las que lideraron movimientos sociales por los derechos civiles y por los derechos humanos, de todas aquellas que salen a las calles a pedir en todo el mundo que no nos violen, maltraten y maten.

Por todas ellas, por las que vendrán, por todas nosotras y también por vosotros, seguiremos poniendo la luz de la razón, la solidaridad y la humanidad en todos los espacios y todos los días, desde un inconformismo activo, pacífico y vigilante, porque nuestra evolución y nuestra fuerza transformadora no hay quien la pare.

#8mSEGUIMOS

Promueven este manifesto:
Asociación de Mujeres Feministas Marcela Lagarde.
Asociación «Igualmente».
Asociación «La Volaera».
Escola de Pensament Feminista Amelia Valcárcel.

Ver listado de Firmas