Mari Enrique Belvis. Licenciada en Estudios Eclesiásticos

Autoria: La Verdad

Se habla mucho de la desigualdad salarial de hombres y mujeres, pero ¿en qué situación se encuentra la mujer en la religión?

En el Cristianismo hay muchas desigualdades porque partimos de que es una institución totalmente jerárquica y masculina. Esto no es original, es decir, la institución no nació así. Históricamente, la institución ha devenido de esta manera, influenciada por el patriarcado o por sus intereses y por esto el interés de las teólogas feministas y de las mujeres creyentes que han hecho una reflexión crítica sobre su creencia de que realmente, de alguna manera, vuelva a ser adecuada al siglo XXI, pero como nació, no tan deformada como está en este momento.

¿Por qué la institución tiende a deformase de esta manera?

En principio, la sociedad es patriarcal y la religión no va más avanzada que la sociedad, sino que está inmersa en la cultura y es patriarcal. La razón es que, el patriarcado afecta a todo lo que hay en la sociedad, y el orden simbólico que se establece. Igual que en la sociedad patriarcal la autoridad venía del padre, en este caso, podríamos decir que hemos utilizado imágenes de Dios masculinas para sustentar el sistema patriarcal en la Iglesia. Y eso además se sustenta en nombre de Dios y con razones morales. La Iglesia, cuando nació en el siglo I, no era una Iglesia jerárquica, eran comunidades cristianas donde ejercía el liderazgo la persona que tenía cualidades, podía ser hombre o mujer.

¿Se puede decir entonces que la presencia femenina no es muy frecuente en la religión?

Yo creo que sí es frecuente, las religiones siempre han tenido seguidoras mujeres, únicamente que han sido silenciadas. Mucha gente puede conocer nombres de personajes bíblicos varones pero no tanto de personajes bíblicos mujeres, que también las hay. Ha pasado como en la historia, que también ha habido mujeres pintoras y escritoras, pero hasta que no han llegado las feministas en los diferentes ámbitos y han dado a la luz todo esto, no hemos sido conscientes. Es decir, bajo mi punto de vista, creo que es lo mismo que ocurre en otros ámbitos.

¿Además de feministas, hay otros colectivos que traten de proclamar la igualdad en las religiones?
– En principio, hay redes y comunidades que teóricamente plantean una Iglesia de base, no jerárquica y plantearían muchas cuestiones adecuadas al siglo XXI, y de alguna manera estarían proclamando la igualdad, aunque no todo el mundo en esos grupos se considerarían feministas como tal. Habría redes cristianas que plantearían una Iglesia diferente, abierta y mucho más afín al siglo I, que son movimientos eclesiales que no son muy escuchados, y que no tienen poder tan mediático como tiene la Conferencia Episcopal Española. La Iglesia tiene plural, aunque se crea que no.

¿Se puede decir que hay alguna religión que ignore más a la mujer, o se puede generalizar?

Lo que más he estudiado es el Cristianismo. Pero creo que las religiones monoteístas, las que más han influenciado en nuestra cultura, es decir el Judaismo y el Islam, junto al Cristianismo, tienen muchos elementos en común, solo que disfrazados de una manera o de otra. No creo que el islam tenga muchas más cosas de las que pueda tener el Cristianismo, solo que se cargan muchos las tintas sobre aspectos que pueden ser anecdóticos. Ahora hay un resurgimiento de muchas feministas musulmanas que están sacando a la luz aspectos importantes para mostrar que quizás, los textos no dicen lo que han transmitido y que hay que hacer una nueva interpretación de ellos. Es decir, hay cosas muy similares al Cristianismo. No me atrevería a decir que una religión oprime más que otra, utiliza diferentes métodos de opresión pero básicamente es lo mismo.