Murillo: La unión del colectivo LGTBI es «imperativa» para no retroceder

Autoria: EFE-eldiario.es

La secretaria de Estado de Igualdad, Soledad Murillo, ha instado este jueves al colectivo LGTBI a la máxima unión, a que evite «minifundios de poder» en un momento «en el que generar pactos de acuerdo» para no retroceder en derechos.

«Ahora la unión es imperativa para que no podamos retroceder (…) No estamos en condiciones de crear minifundios de poder, es un enorme coste para el movimiento LGTBI», ha sostenido Murillo en la inauguración del acto «Miradas con orgullo: Encuentro internacional sobre igualdad LGTBI».

La secretaria de Estado ha pedido que el colectivo LGTBI y también el feminismo -que han pasado «por etapas muy semejantes de la intolerancia»- tiendan puentes «desde su propia lucha», respetando que cada uno tiene sus agendas propias.

«Me preocupa que ahora no estemos en una situación de máxima unión entre nosotros. (…) Ahora estamos en un momento donde necesariamente tenemos que dejar nuestro propio minifundio y generar pactos de acuerdo entre todos al margen de nuestra forma de pensar, no podemos permitirnos ese coste», ha agregado.

Murillo ha exigido que esa unión se traduzca en que «nadie pueda hablar de terapias -sobre orientación sexual- sin ser condenado al máximo reproche social».

«Los derechos son irrenunciables e innegociables», ha recalcado, para reivindicar la lucha que las personas del colectivo LGTBI mantuvieron durante el franquismo y el posfranquismo, con un especial reconocimiento para el Pasaje Begoña.

«El Pasaje Begoña era nuestro Stonewalll», «hombres y mujeres que lucharon jugándose la vida», la cárcel, el apaleamiento, la dignidad, ha destacado la secretaria de Estado, quien ha incidido en la necesidad «urgente» de reivindicar y dar visibilidad a los referentes del colectivo LGTBI.

«Es un pasado que nos habilita para vindicar el futuro y para ser intransigentes: no tenemos que pedir favores, somos ciudadanos y ciudadanas de primera», ha añadido.

Por último, Murillo ha asegurado que «no hay mayor revolución personal que quebrar los géneros».

«Cada vez que nos convertimos en transgresores y transgresoras estamos dando un mensaje revolucionario y es ‘no me conformo, no me adapto si me traiciono y el respeto es para mí un movimiento innegociable’. En ningún caso voy a renunciar a mi ciudadanía: mi ciudadanía es vivir como yo quiero», ha concluido.