Las mujeres irradiamos derechos al resto de la gente

Autoría: Cristina Turrau, cturrau@diariovasco.com

Ha participado en el tercer encuentro del Foro por la Igualdad de Mujeres y Hombres de Gipuzkoa, organizado en Donostia por la dirección foral de Derechos Humanos e Igualdad. La antropóloga feminista Marcela Legarde (México, 1948) dice que «derechos que habían conseguido las mujeres se están cuestionando».

¿Es muy distinta la situación de las mujeres en México que en este lado del Atlántico?

Sí. España y México tienen distintos niveles de desarrollo, oportunidades y construcción de la democracia. Pero en ambos países las mujeres estamos en situación de desigualdad. Y en ambos han surgido movimientos de construcción de la igualdad.

El foro ha reunido a distintas asociaciones de mujeres en Gipuzkoa.

Las mujeres se han ido agrupando por distintos motivos. Y lo importante ahora es articularse con otros movimientos de mujeres para defender lo ya ganado y avanzar. Queda mucho camino. Sería magnífico potenciar una gran sinergía de mujeres de distintos ámbitos para salir del aislamiento y abrirse luego a otras mujeres y hombres.

¿Cuál es el papel de los grupos de mujeres en la construcción de la igualdad?

Estos grupos han roto el aislamiento en que estaban muchas mujeres en el ámbito rural y urbano. Era una vida doméstica y poco participativa. Han agrupado a las mujeres y han ayudado a desarrollar una conciencia moderna de género. Ahora deberían actuar para defender los derechos conquistados. Porque siguen en discusión y no están consolidados.

¿Qué derechos de las mujeres están en entredicho?

En México se están poniendo en cuestión los derechos sexuales y reproductivos. Habíamos avanzado pero ha habido una reacción muy fuerte y ahora se busca eliminar, por ejemplo, el derecho a la interrupción del embarazo como una decisión propia de la mujer. También están en juego el derecho a la educación, a la alimentación, a la salud y al trabajo. En México hay una feminización de la pobreza. Ha habido una política de privatización de la salud y desmantelamiento del Estado del bienestar, si es que alguna vez lo hubo.

El paro afecta más a las mujeres…

En México hay un alto porcentaje de mujeres desempleadas, en el trabajo informal o con menores derechos. Y la crisis lo ha agudizado. A las mujeres se les exige flexibilidad en mayor medida que a los hombres. En tiempos de crisis, apostar por las mujeres es lo mejor que se puede hacer.

¿Por qué?

Las mujeres incorporadas al desarrollo, con empleo, vivienda, derechos y salud, irradiamos derechos al resto de la gente. Debería ser una política urgente para cualquier país.

Obligado hablar de los crímenes de Ciudad Juárez…

De acuerdo con la ONU, los crímenes por el hecho de ser mujer se producen por la desigualdad y por la necesidad por parte de los hombres de mantener el control. En áreas más atrasadas se producen con mayor frecuencia, porque allí las mujeres están más desvalorizadas socialmente. Y los hombres tienen un modelo machista y supremacista. Esto pasa también en España.

Pero los 400 crímenes de mujeres y niñas en Ciudad Juárez…

Ha habido crímenes rituales, pero también de violencia intrafamiliar, de pareja, por conocidos y por desconocidos. Algunos son parte de la delincuencia organizada. Presidí una comisión para estudiar los crímenes contra las mujeres en el país y descubrimos que Ciudad Juárez ocupaba el sexto lugar en relación con otras áreas con mayor tasa de este tipo de crímenes.