Manifiesto 25N

Autoría: Coordinadora feminista PV

La violencia machista contra las mujeres y las niñas es la violación de derechos humanos más generalizada a lo largo y ancho del planeta; es la manifestación más brutal de desigualdad estructural, consecuencia del sistema patriarcal y capitalista imperante, con unas dimensiones de pandemia. A pesar de ello, sigue siendo una cuestión normalizada por la sociedad.

Mientras los feminicidios –que son la expresión más cruda de violencia contra las mujeres- aumentan, las instituciones se muestran cómplices con su inacción al no poner los medios efectivos y eficaces para prevenir y combatir esta terrible vulneración de los Derechos Humanos.

Desde el año 2003, 1.118 mujeres han sido asesinadas en España por sus parejas o exparejas, según datos oficiales.  En los últimos 12 meses, han asesinado a 68 mujeres y 5 niñas y niños.

En España se aprobó la Ley de Medidas de protección integral contra la violencia de género (Ley Orgánica 1/2004), posteriormente la Ley para Igualdad efectiva de mujeres y hombres (Ley Orgánica 3/2007) y diez años después logramos acordar un Pacto de Estado contra la Violencia de Género, sin embargo, todo ello aún continúa siendo insuficiente, inoperante y en riesgo de retroceder.

Por eso decimos claro y alto que estamos ¡HARTAS!

-HARTAS de que no se dote de los recursos y servicios necesarios para hacer efectivas estas leyes.

-HARTAS de que el sistema judicial siga siendo misógino y reaccionario, que penalice y criminalice a las mujeres, sus hijas e hijos utilizando el SAP en contra de las madres.

-HARTAS de la violencia obstétrica y de tener que seguir exigiendo garantías para que se cumplan nuestros derechos sexuales y reproductivos.

-HARTAS de la violencia sexual que sufrimos, cada vez más brutal y perpetrada hacia mujeres más jóvenes, cuyo aumento y gravedad reflejan la naturalización y normalización de las culturas de la pornografía y del sistema prostitucional.

-HARTAS de la violencia de la industria de la explotación reproductiva, que acosa a las jóvenes para que vendan sus óvulos y a las mujeres de países donde la precariedad económica y laxitud del marco legal las empuja a alquilar sus úteros.

-HARTAS del sistema prostitucional que normaliza y potencia las industrias de la pornografía y de la prostitución, bases principales de la trata y de mafias de proxenetas, cuyo fundamento es la deshumanización de mujeres y niñas para ser usadas por hombres como meros objetos de satisfacción, de abuso de poder y de ejercicio de violencia sobre nosotras.

-HARTAS de que no esté garantizado un sistema educativo público laico, libre de la injerencia de ideologías religiosas, contrarias a la educación científica y cuyos principios contravienen los de libertad, igualdad de derechos y de oportunidades de mujeres y hombres.

-HARTAS de la amenaza de eliminar a las mujeres como sujeto jurídico de las leyes específicas de protección y garantía de nuestros derechos.

-HARTAS de una ley de extranjería que violenta de manera especial a las mujeres migrantes.

-HARTAS de que aún existan regímenes laborales que mantengan en desigualdad y subordinación a las mujeres, como es el caso de las trabajadoras del campo, del hogar y cuidados.

-HARTAS del patriarcado y del capitalismo depredadores que están acabando con los recursos naturales y las vidas de sus defensoras.

-HARTAS del lenguaje sexista y la invisibilización de las mujeres en general y en los medios de comunicación en especial.

La violencia contra las mujeres afecta a toda la sociedad, por lo que EXIGIMOS:

1.Que se reconozcan todas las violencias que sufrimos las mujeres por el hecho de serlo: la prostitución, los úteros de alquiler, la pornografía y todas las formas de mercantilización de las mujeres, la mutilación genital femenina, la violencia obstétrica y los matrimonios forzados. QUE TODOS LOS FEMINICIDIOS SE RECOJAN EN LAS ESTADÍSTICAS OFICIALES.

2. Que se dote de recursos humanos y económicos para desarrollar el objeto de las leyes específicas de protección y garantía de los derechos de las mujeres, así como crear oficinas especializadas y juzgados de violencia sobre las mujeres en cada partido judicial. BASTA YA DE JUSTICIA PATRIARCAL.

3. Que se garanticen los derechos de las mujeres víctimas de la violencia machista, facilitando todos los recursos de protección y ayuda suficiente para cubrir las necesidades económicas, de salud, habitabilidad, formativas y laborales que les permitan la inserción progresiva en la sociedad. REVERSIÓN A LO PÚBLICO Y GESTIÓN DIRECTA DE LOS RECURSOS ESPECIALIZADOS EN MUJERES.

4. Que se considere las políticas de igualdad de mujeres y hombres prioritarias e irrenunciables porque atacan de raíz esta violencia. Todas las Administraciones tienen que trabajar de manera conjunta y coordinada en todos sus niveles en las medidas para la erradicación de la violencia contra las mujeres.  TERRORISMO MACHISTA, CUESTIÓN DE ESTADO.

5. Que todas las instancias de los gobiernos se comprometan realmente en la prevención y erradicación de las violencias machistas, así como en la asistencia y reparación de todas las mujeres que sufren violencia, independientemente de la situación administrativa en la que se encuentren. GARANTÍA DE NO IMPUNIDAD A LOS VICTIMARIOS.

6. Que se garantice la protección de los derechos, la regularización y el derecho de asilo a todas las mujeres migrantes. DEROGACIÓN DE LA LEY DE EXTRANJERIA Y CIERRE DE LOS CIES.

7. Que se retire la patria potestad, la custodia compartida impuesta y el régimen de visitas a los maltratadores. Rechazo judicial del falso Síndrome de Alienación Parental o sinónimos, así como la suspensión de los programas de coordinación parental.  UN MALTRATADOR O ABUSADOR NO ES UN BUEN PADRE.

8. Que no se permita ni un solo paso atrás en los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres: ABORTO LEGAL, SEGURO Y GRATUITO dentro del sistema sanitario público.

9. Que se elabore con carácter urgente la legislación abolicionista del sistema prostitucional para frenar la explotación sexual de millones de mujeres y niñas, que garantice a las mujeres en situación de prostitución la ayuda y los recursos necesarios para su protección, atención y reparación integral, que persiga las redes criminales del proxenetismo y trata con fines de explotación sexual, penalizando además la demanda por constituir un elemento esencial y clave para la pervivencia de esta forma de esclavitud. SIN PUTEROS NO HAY PROSTITUCIÓN.

10. Que se derogue la instrucción que permite la inscripción en el registro civil de niñas y niños víctimas de compraventa mediante la práctica de úteros de alquiler.

11. Que se implemente de manera efectiva la Coeducación y la educación afectiva y sexual con perspectiva feminista en todos los ciclos educativos, así como la formación específica para todo el personal que interviene en los procesos, medios de comunicación y sociedad, especialmente a los hombres y a los jóvenes, para que rompan con una cultura de tolerancia y negación que perpetúa la desigualdad entre los sexos y la violencia que causa.  LA IGUALDAD TAMBIÉN SE APRENDE.

La violencia contra las mujeres y las niñas ese una vulneración sistemática de los derechos humanos, y NO puede tener cabida en una sociedad que se precie de ser democrática.

EL MACHISMO NOS MATA