Margaret Gallagher, consultora en género y medios

Margaret Gallagher es investigadora, escritora y consultora especializada en género y medios. Actualmente integra un grupo de investigación del empleo de mujeres y hombres en los medios de noticias que estudiará la situación de 66 países. Aquí la entrevista a quien afirma: »A la igualdad de género en los medios todavía le falta recorrer un largo camino».

Si todo va como hasta ahora, se podrá llegar a la paridad entre varones y mujeres que muestran los medios de comunicación dentro de 30 ó 40 años, dice Gallagher.

 »También necesitamos considerar medidas aún más detalladas como por ejemplo qué sujetos femeninos o masculinos son invitados a hablar de ese tema, cuánta importancia se le brinda a los puntos de vista y perspectiva de las mujeres, entre muchas cosas más. Si observamos los medios actualmente, creo que a la igualdad de género en los medios todavía le falta recorrer un largo camino», dice Margaret Gallagher, investigadora, escritora y consultora especializada en género y medios reconocida en el ambiente, que ha trabajado en proyectos para distintos organismos internacionales.

Nacida en Irlanda, hoy vive en Reino Unido. Desde allí escribe un mail extenso y metódico en el que cuenta que hoy forma parte de un grupo de investigación del empleo de mujeres y hombres en los medios de noticias, que es patrocinado por la Fundación Internacional de las Mujeres en los Medios, y cubrirá 66 países alrededor del mundo. No existe hasta ese momento un estudio mundial sobre este tema, entonces la nueva investigación será muy importante. Además, trabaja para la Comisión Europea, principalmente evaluando el desarrollo de la estrategia de comunicación de la Comisión.

Su camino en el área comenzó a finales de los años 70, cuando la UNESCO le pidió que realizara una revisión de todas las investigaciones disponibles en ese momento sobre género y comunicación, así como las experiencias relacionadas con la mujer y los medios en el mundo, no dejó de trabajar sobre el tema.

No se había llevado a cabo ninguna experiencia similar hasta ese momento. El resultado –un libro denominado: »Unequal Opportunities: The Case of women and the Media» (Oportunidades Desiguales: El caso de las mujeres y los medios)– fue publicado por la UNESCO en el año 1981. El trabajar en ese proyecto le abrió los ojos, dice, le hizo tomar conciencia de cuánto la mujer es excluida del entorno y cómo se imponen estereotipos en los medios.

Sobre la discriminación de las mujeres tenía experiencia propia. »En la escuela nos alentaban a pensar acerca de un rango muy restringido de carreras para estudiar que tendían a ser de un bajo nivel social y muy mal pago. Una mujer realmente tiene que luchar para quebrar la barrera mental creada por este tipo de condicionamiento. Como por ejemplo, cuando trabajé en una Universidad, la gente que llamaba a mi oficina (que compartía con un colega del sexo masculino) generalmente asumía que yo era la secretaria o la asistente. De hecho, yo ocupaba un puesto superior al de mi compañero. Y así sucesivamente… Una está constantemente luchando para ser tomada en serio en el rol de mujer profesional. Esto es algo con lo que la mayoría de los hombres no tienen que lidiar».

¿Podría decirnos de qué manera los medios tratan el género y la igualdad?

Quizás se podría decir que cuando el medio opera en un contexto en que los problemas de género e igualdad son tomados con seriedad en un debate político general o en el cual líderes políticos son abiertos y consistentes en su compromiso con la igualdad de género, hay más de una posibilidad en que esto se vea reflejado en el contenido de los medios. Cuando este tipo de debate no está presente en un discurso político general, como por ejemplo cuando la igualdad de género no es prioridad o simplemente se la trata por encima, las posibilidades son que estas problemáticas tiendan a ser ignoradas o trivializadas por los medios en general.

¿Qué países están comprometidos con estas problemáticas?

Si limito mi respuesta a la región con la que estuve más en contacto y tengo más experiencia (Europa) será más fácil. Pero hay otro problema cuando hablamos de »compromiso». Por ejemplo, los 27 países dentro de la Unión Europea están obligados a respetar las distintas Directivas Europeas que prohíben la discriminación de género.

“En un principio, estas Directivas aplican a todos los campos de actividad incluyendo los medios. Pero cada país tiene su nivel específico de compromiso hacia estos principios. Países como Suecia, Finlandia, el Reino Unido tienen una historia más extensa con el compromiso con la legislación de la igualdad que países como Francia, Italia y aún Alemania. Y, en cierta medida, se puede ver esto reflejado en el contenido de los medios de los diferentes países”.

¿Los medios en general tienen problemas en hablar de mujeres, de los derechos de ellas y de la igualdad de género? ¿Por qué?

Sí, creo que muchos de ellos, particularmente los medios altamente comerciales, tienen dificultades para hablar sobre las mujeres y los derechos de ellas de manera seria. A veces está relacionado con puntos de vistas ideológicos muy específicos que posicionan a la mujer fuera de la esfera pública. Por ejemplo, si la ideología predominante en una sociedad es que la mujer debe quedarse en casa en vez de ser parte activa de la sociedad, es muy poco probable que los medios contradigan la ideología predominante al expresar problemáticas de los derechos de las mujeres.

“Algunas veces los medios hasta pueden llegar a ignorar u ocultar los avances realizados por las mujeres en la vida pública. Para citar un ejemplo contemporáneo, dos periódicos judíos extremadamente ortodoxos recientemente alteraron digitalmente una fotografía del gabinete del gobierno israelí electo en donde figuraban dos mujeres. Uno de ellos mostró la fotografía original donde aparecen las dos mujeres, el otro sustituyó a dichas mujeres por otros dos hombres. Estos cambios aparentemente estuvieron motivados por la creencia de que publicar imágenes femeninas es una ofensa a la modestia femenina”.

¿Hay medios masivos que trabajan con perspectiva del género?

Creo que los resultados del proyecto realizado en el 2005 de Monitoreo de Medios Mundial demostraron que la abrumadora mayoría del contenido de los medios no es producido teniendo en cuenta la perspectiva del género. La perspectiva masculina sigue predominando. Dicho tema está relacionado a ideas profundamente impuestas acerca de quién y qué es importante, qué puntos de vistas son relevantes y así sucesivamente.

En los últimos años, ¿ha notado algún cambio positivo en la forma en que los medios tratan a las mujeres?

Si, los resultados de los tres proyectos de monitoreo de los medios mundial hasta ahora han mostrado resultados positivos en la mayoría de los indicadores medidos por este estudio, aunque el panorama general sigue siendo bastante insatisfactorio. Pero el progreso está bastante fragmentado. Por ejemplo, en el Reino Unido se ha observado una notable mejoría en algunas cuestiones. Encontramos más consideración de las implicancias del género de los problemas como la pobreza, la salud, desempleo en los informes de los medios, al menos en algunos medios más serios.

“Por otro lado, hay un crecimiento perturbador en la cantidad de contenido de los medios que abiertamente dotan de sexo a las mujeres. Con frecuencia esta dotación de sexo es »vendida» como un signo del »poder» de la mujer. Las mujeres poderosas e independientes controlan su propia sexualidad y, por lo tanto, están completamente felices de desnudarse en televisión. Al mismo momento, la violencia sexual en contra de la mujer sigue aumentando. De hecho, estos problemas se han convertido recientemente en el centro de preocupación y debate dentro del gobierno. Por lo tanto, la situación es un poco paradójica”.

Algunas temáticas son más frecuentes que otras, ¿por qué?

Sí, pienso que podemos decir con confianza que problemas como la violencia en contra de las mujeres, la violación como un arma de guerra, las dimensiones de género del virus HIV o del SIDA son tratados en los medios más frecuentemente que en años anteriores, digamos 15 ó 20 años atrás. Si nos remontamos en la historia y observamos estos desarrollos, creo que encontraremos que inicialmente fueron las mujeres periodistas las que comenzaron a informar esas problemáticas que anteriormente habían sido ignoradas.

“En la actualidad, los periodistas varones también informan este tipo de problemática y ahora son parte de las noticias estándares de determinadas agendas. Por supuesto que nos tenemos que resguardar del sensacionalismo de estas cuestiones y, lamentablemente, esto sucede de manera frecuente. Pero en general, creo que deberíamos observar esta expansión de la agenda de noticias como un desarrollo positivo para las mujeres”.

¿Los medios deberían tener la responsabilidad de comunicar teniendo en cuenta la perspectiva del género?

Por supuesto. Si más del 50 por de la población está formada por mujeres es inadmisible que los medios (que deberían reflejar la realidad mundial) ignoren la perspectiva que proviene de tener en cuenta las relaciones entre el género y las mujeres. Sin una perspectiva de género los medios son de hecho discriminadores en la práctica.

¿Cuál es la responsabilidad de las naciones en relación al trato de los medios sobre las problemáticas del género?

Primero y principal, las naciones deben hacerse cargo de las responsabilidades ya asumidas al ratificar la convención de las Naciones Unidas acerca de la eliminación de todas las formas de discriminación en contra de las mujeres. Esto significa que hay que asegurar que la legislación nacional se ajuste a la convención y que dicha legislación se implemente y monitoree. Si esto se cumpliese, y de manera seria, pronto sería visible que los medios (en términos de contratación y tratamiento de las mujeres en el contenido) deben ser incluidos en el proceso general de trabajar hacia la igualdad de género en la sociedad.

¿Cuál es el rol de las instituciones donde se capacitan los periodistas y sus organizaciones profesionales?

Esto es crucialmente relevante. Es esencial que las y los estudiantes estén expuestos a estas ideas durante sus estudios y su entrenamiento profesional. Es verdaderamente impresionante cómo algunos planes de estudio continúan ignorando la investigación que ha sido realizada para documentar la exclusión de la mujer en los medios y los problemas que esta investigación conlleva, en relación a la ética periodística, principios periodísticos básicos del equilibrio, justicia, etc. De la misma manera, es esencial que las asociaciones profesionales tomen el mando en poner estos problemas en los asuntos de sus reuniones y conferencias, que escriban acerca de los mismos y así sucesivamente.

¿Cuál es su visión sobre el futuro, cuántos años más cree que faltará para que los medios incorporen el género en las noticias?

Desearía saberlo. Analicemos una simple medición, el primer proyecto de monitoreo de los medios mundial de 1995 mostró que las mujeres representaban el 17 por ciento de las personas entrevistadas o presentadas en las noticias. Diez años más tarde esta cifra aumentó a 21 por ciento. A la altura de ese porcentaje, se podrá llegar a la paridad dentro de 30 o 40 años. Es otro tema distinto si eso incluye la igualdad de género en los medios.

“También necesitamos considerar medidas aún más detalladas como por ejemplo qué sujetos femeninos o masculinos son invitados a hablar de ese tema, cuánta importancia se le brinda a los puntos de vista y perspectiva de las mujeres, entre muchas cosas más. Si observamos los medios actualmente, creo que a la igualdad de género en los medios todavía le falta recorrer un largo camino”.

¿Qué soluciones propone?

La implementación de una legislación de igualdad, reclutamiento justo y transparente en los medios y procedimientos de ascenso, provisión de guarderías adecuadas y licencia por maternidad o paternidad para los empleados de los medios, educación igualitaria para ambos géneros y programas de entrenamiento para hombres y mujeres en los medios, monitoreo de los medios y análisis desde una perspectiva del género, programas para desarrollar habilidades críticas de los medios entre le público general.

*Traducción Mariana Sobral (Pensaris Corporate Training)