Marina Subirats, Socióloga

Autoría: elcorreo.com

Del mismo modo que en las tareas domésticas, aún se necesitan mejoras para alcanzar la igualdad en todos los aspectos de la vida. La socióloga y escritora catalana Marina Subirats, que fue directora del Instituto de la Mujer, habló ayer en las Juntas Generales sobre la importancia de aplicar medidas de apoyo a la mujer en las instituciones.

¿En qué ámbitos de la vida sigue faltando la igualdad?

Uno muy evidente es el trabajo doméstico. Es normal que las mujeres trabajen de manera profesional, cobrando un sueldo, pero las tareas de casa no se reconocen como trabajo, cuando se le dedican más horas que en la oficina o la fábrica. Las mujeres hemos compartido el trabajo pagado casi al 50% con los hombres, sin embargo, en lo privado lo soportamos cerca de un 90%. Eso supone una doble jornada, lo que conlleva un gran cansancio. Por eso muchas se preguntan, «¿así que era esto la liberación de la mujer?». Hay que repensar la sociedad teniendo en cuenta las nuevas necesidades de las mujeres. No sólo para ellas, sino para todos.

¿Cómo están ayudando las políticas de igualdad a las mujeres?

Uno de los grandes retos es disminuir la violencia de género, una lacra con cantidad de casos en una sociedad aparentemente muy avanzada. No es sólo la paliza, sino el maltrato que te destruye día a día durante años la vida y las ilusiones.

A pesar de que tenemos un Ministerio de Igualdad que lucha contra el maltrato, ¿a qué se debe el aumento de la violencia de género?

El castigo al maltratador u homicida no es la única solución. Hay que insistir en la educación, no sólo en las escuelas, sino por parte de toda la sociedad. Y los medios de comunicación tienen que cambiar y colaborar enormemente. Cinco minutos de un programa televisión violento deshacen por la noche lo que se aprende en la escuela en un día. Hace falta que se transmita otro respeto por las mujeres. Las imágenes que les llegan a los niños son brutales y eso debe cambiar. Lo normal es ver pistolas, palizas y violaciones que fomentan la violencia de género.

¿Siguen estando las profesiones de más prestigio hechas a la medida de los hombres?

El objetivo de las políticas de igualdad es que las mujeres alcancen un reconocimiento en el ámbito laboral, político o el de la investigación. Hace falta a repensar lo que le falta a la mujer. Vivimos en una sociedad enormemente violenta. Por ejemplo, ¿por qué no podemos opinar sobre la necesidad de gastar dinero en guerras o en armas?

En la política

Cada vez hay más mujeres políticas. ¿Qué opina sobre este ascenso?

Se ha producido un avance extraordinario. Me parece muy importante que haya mujeres en el Gobierno, pero no me siento representada si se comportan igual que los hombres. Ellas deben representar nuestros intereses como mujeres y consensuarlos. En algún momento las políticas tendrán que cambiar sus matices, formas de trabajo y temas.

¿Cómo respondería a las críticas acerca de la conveniencia de destinar presupuesto a medidas de igualdad en tiempos de crisis?

La gente que lo critica no conoce la profundidad del tema ni los problemas de nuestra sociedad. Llevo 45 años aprendiendo a analizar la sociedad, y no sólo es una cuestión en términos de igualdad, sino de organización. La aportación de las mujeres a la sociedad es fundamental, incluso en recursos económicos hay un despilfarro de talento femenino. Tal vez se trate de reestructurar los organismos que gestionen las políticas de igualdad, pero en una sociedad seria no se puede prescindir de esas medidas.