Quién lidera las redes

Autoría: Angustias Bertomeu. E-Mujeres.

Las mujeres somos las herederas de las genealogías femeninas que construyen desde los inicios el saber de las mujeres.
Ahora las mujeres trasteamos con el hardware, cocinamos el software, bordamos con píxeles, tricotamos con bits, navegamos sobre megas de fibra óptica para tejer redes familiares, sociales y económicas.

Saltamos del hilo que usamos para coser el territorio de la vida, al hilo telefónico para alumbrar la modernidad, hasta llegar a los hilos de luz de la fibra óptica para construir un espacio digital.

Estamos “Empujado las fronteras” como respondieron a un periodista cuando les preguntó que hacían en aquella sala de computación, las cinco expertas en computación que hicieron el ENIAC, el 1º ordenador de la historia y al que llamaron computadora como la tarea que ellas hacían.

El proceso de empoderamiento en la tecnología y la Sociedad de la Información en general es muy relevante debido a la constante desautorización de las mujeres y las dificultades de aproximación de las mujeres en los ámbitos tecnológicos: El empoderamiento sirve para habilitarnos, es decir capacitarnos, sentirnos y ser capaces. Para facultarnos, es decir para tener facultad o el poder de hacer cosas. Y vivir con autoridad, es decir valoradas y reconocidas en los usos y desarrollos tecnológicos que surgen de las mujeres.

Los datos que aparecen con frecuencia en los medios sobre los usos de las redes sociales coinciden en señalar que las niñas, las jóvenes y las mayores son más activas en las redes de comunicación y de ocio. El dato tiene que ver con las capacidades de las mujeres para la comunicación y la relación, como parte de las tareas asignadas históricamente a las mujeres, es una constatación de las habilidades desarrolladas por las mujeres para realizar estas tareas. Que esto suceda está bien pues nos enlaza con nuestras raíces y nos faculta para hacerlo, pero el proceso de empoderamiento necesario nos lleva a dar más pasos hasta alcanzar la idea de tener autoridad en las tics, en sus usos, en la producción de contenidos, en las redes profesionales, es decir en todos los campos y no sólo en los relacionales.