Ana Mato no sabe a quiénes se enfrenta

Autoría:

Las Plataformas en Defensa de la Ley de Dependencia (LAPAD), y que forman parte de la Coordinadora Estatal de Plataformas, ante las manifestaciones sesgadas, tendenciosas y demagógicas de la Ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, sobre el futuro de la Ley de Dependencia, queremos manifestar:

1.- Consideramos que esta Ley ha sido el avance más importante en toda la historia de la democracia en relación a los Servicios Sociales, una Ley elaborada con la participación de los distintos colectivos políticos, sindicales y sociales, y aprobada por el Parlamento de la Nación, el 14 de diciembre de 2006.

2.- Manifestamos la perversidad y doble intención de la Ministra sobre la viabilidad de esta ley, Ley que por otra parte este Ministerio ha ido cercenando con la ayuda cómplice e inaceptable de las Comunidades Autónomas en las que gobiernan sus compañeros de Partido.

3.- Cuando la Sra. Mato manifiesta la imposibilidad de hacer frente a este ley por parte de las Comunidades Autónomas, parece olvidar que ha sido su propio Gobierno el que ha eliminado la partida del Nivel Acordado y que ascendía a 283 millones de euros poniendo así a los pies de los caballos una Ley fundamental para la vida diaria de miles y miles de personas dependientes

4.- Desde la Coordinadora Estatal de las Plataformas reclamamos a la Sra. Mato y por extensión al Presidente de la Nación, D. Mariano Rajoy el cumplimiento inequívoco del compromiso adquirido ante los ciudadanos de nuestro País y que se plasmó en la votación favorable que su grupo parlamentario realizó en el Congreso de los Diputados sobre esta Ley.

5- No entendemos la persistencia y tenacidad en el intento de derogación encubierta de la Ley de Dependencia, con la complicidad de las Comunidades Autónomas gobernadas por su partido si no es por el propio convencimiento del Gobierno del Partido Popular de que las personas en situación de Dependencia son responsabilidad única de sus familiares y no del propio Estado, por lo que su fin último, impreso en sus genes ideológicos, es remitir a este amplio colectivo a la CARIDAD Y BENEFICENCIA, una actitud propia de años pasados que creíamos superados, al considerar a las personas dependientes como seres de segunda categoría, improductivos y por tanto desmerecedores de los derechos que dignifican a toda persona, tal como reconoce la Ley de Dependencia.

6.- Por último queremos poner en conocimiento de la Ministra Ana Mato y del Presidente del Gobierno que se equivocan si piensan que este hachazo ilegal, sangrante, indigno e inhumano contra todos aquellos beneficiarios de la Ley de Dependencia les va a resultar fácil y gratuito. Este colectivo ha sufrido durante décadas el abandono, insolidaridad y desprecio de muchos gobiernos, por lo que sabe perfectamente la situación a la que quieren volver a retrotraerlos y por tanto no dudará en tomar y ejecutar cualquier acción o medida en defensa de la dignidad de sus propias vidas.