Carta a Jesús Neira

Autoría:

Profesor, quiero darte las gracias mas efusivas por la demostración de hombría de bien que, desgraciadamente, te ha llevado al borde de la muerte. No permitiste que un machista insultase y golpease a su pareja; se lo dijiste y te dispusiste a llamar a la policía. En los medios de comunicación te han adjetivado como héroe. Ciertamente lo eres, pero lo eres, un héroe, porque casi todos los ciudadanos miran hacia otro lado cuando presencian actitudes machistas, delitos a fin de cuenta, violación de los derechos humanos.

Actuaste como un hombre de bien, como un ciudadano responsable. Ya se que los ciudadanos no van a atreverse a llamar la atención o a interponerse en una conducta de malos tatos por temor a las consecuencias. Estoy plenamente convencido de que tú volverías a actuar como lo hiciste, pues estoy convenido de que en tu vida priman los valores y los derechos a la permisividad o el encogimiento de hombros o a la cobardía que tanto daño hace a la lucha contra la violencia machista.

Estoy convencido que tú, profesor y hombre de bien, no necesitas que nadie te de las gracias por tu acción: hacer el bien no precisa de las gracias, tan solo de la responsabilidad personal, de la vivencia de unos valores. Sin embargo, yo te doy las gracias. Y lo hago, te doy las gracias, desde la lucha contra la violencia machistas, desde tantas horas dedicadas a estudiar, a escribir, a hablar para depender la igualdad y la dignidad de todos, de tratar de convencer a la sociedad que la causa de tantas muertes y de tanta violencia y de tantas opresiones de las mujeres es la cultura patriarcal machista. Te doy las gracias porque tu acción me ha dado mas ánimos para seguir en la brecha.

Gracias, profesor. Y son muchas las mujeres que sufren en silencio el maltrato que te dan las gracias por el ejemplo dado; y casi todas esas mujeres se preguntan: ¿no tendré cerca un profesor Neyra?

¿La sociedad? No hay duda que la sensibilización social ha mejorado, que hay mas sensibilidad contra los malos tratos. Sin embargo, queda mucho trecho por recorrer. Tu conducta puede arrimar a más ciudadanos; que no piensen en las consecuencias, que piensen en el hombre de bien, en los valores humanos.

Gracias, profesor, muchas gracias.