Estas no son las noticias y sus guiones

Estas son las noticias es un programa de la cuatro que se emite antes del telediario. Para las personas que no vemos la tele y de vez en cuando enchufamos la caja tonta, bien podría ser un entretenimiento. En teoría es un programa de humor que no deja títere con cabeza, algo que estaría muy bien si tenemos en cuenta que en estos tiempos qué mejor que reírnos de nosotras y nosotros mismos. Hasta ahí perfecto. Entre sección y sección del programa llega un chaval haciendo de becario, el humorista David Verdaguer, y resulta que justamente el otro día se suelta un speech sobre unos estúpidos programas de televisión que existen en el Reino Unido y en Holanda en los que hay unas concursantes (mujeres) que se dedican a limpiar las casas de «hombres» que no se llevan muy bien con el orden y la limpieza. Y aquí llega lo gordo. Y resulta, que mientras se comienza a criticar a estos dichosos programitas, tenemos que escuchar comentarios del tipo: «El programa se llama How clean is your house» o en castellano, «¿tienes limpia tu casa, cerda?», comentario además de insultante absolutamente falso, porque, en este caso las «cerdas» no eran precisamente mujeres. Después por supuesto salían otros programas en los que había mujeres que mostraban su físico como lo más importante del mundo y también tuvimos que escuchar comentarios que venían a decir algo así como «qué mas da que esta tía sea una capulla si está más buena que el pan». Bueno, pues indigna sobremanera que en un país que se supone que aboga por la igualdad, en una televisión que se supone ideológicamente de izquierdas, tengamos que aguantar determinados disparates que rozan el mal gusto. Y mientras una/o va escuchando el programa la ira y la indignación van creciendo. Porque encima, los comentarios salen de la boca de un chaval que interpreta el papel de un becario, o sea, joven, con esos clichés tan absolutamente machistas que están en boca de todas y todos. Lo primero que te da por pensar es que quizás los guionistas necesitan un cursito de igualdad. Por otra parte, cualquiera que lea esta noticia puede pensar en aquello de, ya tenemos a una de estas radicales que dan por saco escribiendo sobre la guerra de los sexos. Y la respuesta sería «qué equivocación más grande pensar eso». Yo sólo sé que, mientras seguimos con una ley de igualdad, resulta que nuestra mentalidad parece no haber cambiado lo más mínimo. Querer vivir con los mismos derechos que los hombres es justo y normal en una sociedad democrática. Porque teoricamente lo avala la constitución. Por desgracia, hay muchos hombres y mujeres que esto no lo entienden, algo normal teniendo en cuenta la sociedad en la que nos hemos criado. Y seguramente la actuación del becario haya hecho mucha gracia a miles de espectadores pero, ¿sabéis que habrán pensado también algunas personas?, que por ejemplo, ese comentario de «tienes limpia tu casa, cerda» habrá salido mil veces de la mano de algún marido que se permite el lujo de hablar así a su mujer y quien sabe si no la ha puesto la mano encima. Y mientras tanto, insisto, luchamos por la igualdad. Que pena. Porque los medios de comunicación son el canal por el que absorbemos mayor información y, si seguimos viendo este tipo de cosas como normal, no vamos a conseguir nada. Con todo el respeto del mundo hacia la labor de personas que están trabajando en un medio informativo, tan sólo me gustaría pedir una reflexión y sobre todo, qué bien estaría que existiesen guionistas capaces de entender la importancia del lenguaje.

Fátima Aguado Queipo. Secretaría de Política Social y Juventud Federación Comunicación y Transporte CCOO