Feminismo y tecnología

Autoría: Mariana Carbajal

Cuando se metió en el mundo de la web no tenía ninguna formación en informática y sufría una fuerte tecnofobia. De un día para el otro anunció a su familia que abandonaba su carrera en la academia –era profesora de Historia y Geografía– para zambullirse en ese territorio desconocido. Como les ocurre a muchas mujeres, le resultaba más fácil manejar un lavarropas, con la multiplicidad de programas que ofrece, que prender una PC. Pero venció sus propias resistencias y, casi dos décadas atrás, la feminista española Angustias Bertomeu Martínez se convirtió en pionera en su país en la generación de contenidos para la web con perspectiva de género. Hoy es referente en el mundo de habla hispana en la producción de software en clave no sexista e impulsa la alfabetización digital de las mujeres, convencida de que se trata de una herramienta para la equidad y de que las mujeres deben participar y apropiarse de Internet, como de cualquier otro espacio político, porque también allí todavía están “infrarrepresentadas”. Bertomeu vive en Alicante.

Es investigadora y empresaria del software, una rara avis en un mundo, el de las TIC, dominado por los hombres. “A principios de los ‘90, cuando el uso de Internet era incipiente en España, comprendí el valor de la tecnología para la comunicación, y al mismo tiempo me di cuenta de que era un espacio muy ajeno a mis deseos y mis intereses. Sabía la potencialidad y el valor del mayor invento después de la invención de la imprenta, y percibí que las mujeres de nuevo nos íbamos a quedar al margen. Y ahí surgió mi planteamiento de cómo poner contenidos en la web”, recordó en diálogo con este diario. Bertomeu es profesora colaboradora en las universidades de Alicante, Castellón, Granada, Córdoba, La Habana, Tegucigalpa y Caracas. Y estuvo en el país para participar junto a otras expertas en tecnologías de la comunicación de la reunión “Creadoras de la Sociedad del Conocimiento: Diálogo entre mujeres iberoamericanas”, coordinado por la Cátedra Regional Unesco Mujer, Ciencia y Tecnologías en América latina, que dirige Gloria Bonder. En su recorrido cibernético cosechó diversas distinciones por trabajar desde una perspectiva de género, entre ellos el Premio Meridiana a la Comunicación, otorgado por el Instituto Andaluz de la Mujer (2005), I Premio Nacional del Plan Avanza 2007, categoría de Igualdad de Género con el proyecto E-Igualdad: Construyendo la Sociedad de la Información para y con las Mujeres, del Ministerio de Industria de España; y el Premio 8 de Marzo de Las Cortes Valencianas por la trayectoria en defensa de los derechos de las mujeres (2007).