Internet y los nuevos modos de comunicación

Autoría: Teresa Mollá Castells

En los últimos diez años ha sido constante la aparición de nuevos portales informativos en la red de redes: internet. Hasta los grandes medios de comunicación como las cadenas de televisión, radio, los periódicos más importantes y, en general cualquier medio de comunicación de cualquier índole tienen presencia en la red.

La aparición de los blogs, en todas sus vertientes (fotologs, videologs..) han sido una aportación de lo más variopinta a la red, puesto que cualquier persona con unos mínimos conocimientos, puede colocar sus opiniones con respecto a cualquier tema en su espacio blog y, al mismo tiempo, dar la posibilidad a otras personas a interactuar dando sus opiniones sobre lo escrito.

Esta variedad de sitios en el ciberespacio ha conllevado la posibilidad de tratar los temas con una mayor profundidad y una mayor libertad. Pero para ser realmente espacios de información y no sólo de de opinión  hacía falta dar un paso más. Así nos encontramos con que algunas mujeres emprendedoras y atrevidas se abalanzaron sobre la Internet y, ante la falta de espacios comunicativos donde tratar temas específicos sobre igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres, feminismos, violencias que se ejercen contra las mujeres y otros temas relacionados, crearon portales importantes que se han convertido en referentes. Y todo ello ha ocurrido en los últimos diez años.

Las mujeres, al aprovechar las ventajas inabarcables que nos ofrece internet, hemos sido capaces de interactuar entre nosotras de una forma impensable hace sólo una década. Y ello nos ha permitido avanzar en propuestas, estudios, investigaciones…relacionados con los temas de políticas de igualdad y feminismos puesto que el intercambio de información es inmediato y ello nos ayuda a formarnos una opinión de una forma más rápida sobre los temas abordados en cada momento.

Además, se ha democratizado la red, ya que al permitir interactuar en los distintos formatos (blogs, portales, foros…) las opiniones que se expresan no dejan de ser eso, opiniones, que se pueden compartir o no, pero esas opiniones implican diversidad y la diversidad y el respeto, siempre son buenos síntomas democráticos.

También el hecho de que otros formatos como radio y televisión se hayan integrado en la red nos permite a algunas, que somos muy curiosas, probar a hacer radio con unas herramientas relativamente fáciles de manipular. Y ello implica llevar nuestros mensajes a mucha más gente que por cualquier causa puede no tener acceso a Internet.

Y, por supuesto, los mensajes que intentamos divulgar están relacionados con la IGUALDAD en todos los aspectos entre mujeres y hombres. Y pude parecer que es un mensaje caduco y sin vigencia, pero cada día seguimos viendo que no es así.

Y no es así, entre otras cosas, por el sesgo tradicional que siguen teniendo los medios de comunicación convencionales que siguen reservando espacios para las mujeres dedicados a la decoración, moda, complementos, etc… y no a algunos temas de denuncia o debate sobre las condiciones de desigualdad que todavía están presentes en nuestra sociedad en muchos campos, como el laboral, el de la toma de decisiones, el deporte, el arte…

Así, los portales informativos de referencia sobre temas de igualdad, violencia, etc… además de estar diseñados por y para tratar temas esos temas con una profundidad novedosa, ha permitido algo importante: dar voz a muchas mujeres que antes no la teníamos y eso siempre enriquece a la sociedad, más allá de que nuestras opiniones sean o no coincidentes con las grandes mayorías. Al menos existen esos espacios creados mayoritariamente por mujeres comprometidas con estas causas, donde las demás no sólo tenemos asignado el papel de espectadoras, sino que podemos pasar a ser también actoras aportando nuestras opiniones respecto de los temas que creamos más oportunos.

Desde aquí quiero darles mi más sincero agradecimiento a ese conjunto de mujeres valientes que perdieron el miedo a las nuevas tecnologías y demostraron con su fuerza, coraje y empuje que otros medios de comunicación son posibles dentro de la red y gracias precisamente a ella tejieron nuevas complicidades con muchas otras que quedamos atrapadas ante esas perspectivas novedosas y mucho más democráticas que estos nuevos medios nos brindaban.

A todas y cada una de ellas, muchas gracias.