La igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres: un pilar del socialismo

Autoría:

Las propuestas que el Partido Socialista ha incorporado del feminismo y ha trasladado en sus Congresos y en las políticas desarrolladas en sus diferentes etapas de gobierno, realizadas desde los valores de democracia, solidaridad e igualdad, han beneficiado a toda la sociedad española y han sido en gran medida responsables de la modernización y el avance en derechos sociales y civiles experimentados en nuestro país en las últimas décadas. A ellas también debemos, en gran medida, las oportunidades de crecimiento que hemos conocido y que no hubiera sido posible sin la incorporación de las mujeres a la actividad económica.

Todas esas conquistas ya forman parte de la columna vertebral de la sociedad moderna y por mucho que las posiciones ultraconservadoras hayan intentado desacreditarlas, se han consolidado en la vida cotidiana de las personas.

Hoy no podemos imaginar una sociedad en la que no se reconozca la ciudadanía plena de las mujeres y, en consecuencia, su participación igualitaria en la esfera pública, política o económica, así como un cambio trascendental en el ámbito de la vida privada, en plena corresponsabilidad con los hombres.

A pesar de ello, aún existen grandes niveles de tolerancia a la desigualdad y fuertes corrientes de resistencia a los avances en derechos y libertades de las mujeres. La mayor presencia de las mujeres en el ámbito público, en la toma de decisiones y en el empleo, conviven con fenómenos como el desequilibrio en el reparto de responsabilidades familiares, la violencia de género, la desigualdad salarial o la especial vulnerabilidad en la que se encuentran muchas mujeres.

El Partido Socialista, sus militantes y sus líderes –todas y todos–, tenemos una responsabilidad y un compromiso con la ciudadanía española. No sólo para defender las posiciones conseguidas, sino para continuar dando importancia a lo que ya es una seña de identidad y un camino ineludible para el bienestar social y el crecimiento económico.

Y es que, en el PSOE, hemos acumulado un inmenso capital en el terreno de la igualdad. Por eso no podemos permitir que bajo el cobijo de la crisis social y económica que estamos viviendo, se desacrediten y se desmonten las propuestas que han hecho de España una sociedad moderna y verdaderamente democrática.

Estos momentos son difíciles para todas y cada una de las personas comprometidas con nuestras ideas y que deben afrontar en los próximos años, el reto de recuperar el crédito y la confianza de la ciudadanía en un proyecto social que sabemos más eficaz y justo.

Es el momento de ponernos manos a la obra para recuperar ese crédito y esa confianza. Podemos y debemos hacerlo. Nuestro proyecto no solo mantiene su vigencia, sino que resulta especialmente necesario en estos momentos. Porque la igualdad no solo se construye desde las políticas públicas, se construye con la gente, con mujeres y hombres que confiaron en un proyecto político de progreso y que continúan confiando en él como la mejor opción.

La igualdad es un reto y un gran proyecto de futuro y todas ellas esperan que el Partido Socialista renueve su compromiso y aporte nuevas ideas de progreso y de desarrollo desde la igualdad de oportunidades.

Porque la igualdad se construye en la escuela y en la universidad, en las familias, en el empleo, en las empresas, en las organizaciones políticas y sociales, en las organizaciones de mujeres; se construye con la gente, con las mujeres y los hombres que anhelan una sociedad más justa, libre y solidaria.

En definitiva, porque la igualdad necesita del compromiso y del impulso de las ideas que la hagan visible pero también ha de concretarse en propuestas políticas para el crecimiento y el progreso social, democrático y económico.

Por todo ello, el 38º Congreso del PSOE debe representar una apuesta ineludible para el futuro: el momento para lanzar nuevos retos desde la experiencia y el reconocimiento de lo ya conquistado.

Por eso la igualdad ha de estar necesariamente presente en todos los campos de acción del PSOE, desde los organizativos hasta los de las políticas sectoriales, y ha de hacerlo para seguir generando un valor y una innovación que sólo la socialdemocracia ha sabido consolidar desde mediados del siglo pasado.

Todo esto no es posible sin una integración plena de la igualdad de oportunidades. Nuestras propuestas para el 38º Congreso quieren renovar el compromiso de este Partido con la igualdad en las ideas y en un proyecto político y social que elimine la desigualdad en el empleo y el salario, que combata la violencia de género y la explotación sexual, que defienda la salud sexual y reproductiva, que promueva la corresponsabilidad y reconozca el derecho de las personas a conciliar su vida profesional, personal y familiar y que pueda garantizar, desde el espacio público, el derecho universal al cuidado.

Pero además queremos ser un modelo de igualdad en el funcionamiento del partido, garantizando la paridad tanto en la elección como en la permanencia de hombres y mujeres en cualquier responsabilidad.

Propondremos, por lo tanto, la composición paritaria de todos los órganos de dirección, control o ejecutivo del Partido, así como la aplicación de listas cremallera en la confección de todas las candidaturas electorales o de participantes en conferencias y congresos.

Propondremos, además, la creación de una nueva organización sectorial de Igualdad y participación social y política de las mujeres, que tenga además una importante presencia en la red y que utilice las nuevas tecnologías y las redes sociales para acercar nuestro mensaje a la ciudadanas.

Del mismo modo, defendemos que se establezcan mecanismos de valoración objetiva de los méritos de todos nuestros candidatos y candidatas que representan a los ciudadanos y ciudadanas, teniendo en cuenta su vinculación social y política y su especialización sectorial si así se requiere.

Propondremos la elaboración y desarrollo de un Plan de Igualdad dirigido a garantizar el equilibrio en todos los ámbitos de participación del partido, desde la militancia a la elección de cargos, avanzando en un nuevo modelo de militancia más atractiva para los sectores de la población que se ven reflejados en nuestras ideas pero no en nuestra forma de militar y participar.

Conscientes de que no hay recetas mágicas ni atajos y de que la igualdad se conquista y se pelea pegada a las necesidades, expectativas e ilusiones de las personas que creen en un mundo mejor, queremos compartir estos principios, valores y propuestas con todos y todas las militantes del PSOE porque sabemos que esta sociedad necesita de la unidad, el compromiso y el esfuerzo del Partido Socialista para seguir avanzando en el camino de la igualdad.

PARA ADHERIRSE AL MANIFIESTO: http://feministasdelpsoe.blogspot.com