Las mujeres defienden sus derechos en los países del Magreb y Egipto

Autoría: Itziar Elizondo. E-Mujeres

Primero fue Túnez, luego Argelia y ahora la ola de indignación ciudadana se ha extendido a Egipto que por su historia, dimensión territorial y situación geoestratégica tiene un calado, si cabe, mucho mayor. Hay varias cuestiones llamativas. Una que nos concierne a nosotros, ciudadanas y ciudadanos occidentales, es que Occidente ha mirado hacia otro lado durante todos estos años. Ha hecho caso omiso a la existencia de dictaduras que impedían el desarrollo político, social y económico en sus países. Dictaduras que de forma muy inteligente han enarbolado la existencia del enemigo fundamentalista musulmán en el seno de sus países para impedir la apertura y fortalecer los privilegios de unas clases dirigentes corruptas y despóticas. Pero eso no es exactamente así. Porque mientras las élites en dichos países se han concentrado en el poder político y económico, el poder social y cultural lo han dejado en manos de los grupos religiosos:

-Vosotros os quedáis con el control de las costumbres, de la tradición y de las mujeres, que nosotros nos dejamos con el control de la pasta…

O sea que negamos la mayor, no es verdad que han contenido a los grupos extremistas. Les han dado su parcela de poder para que no se les suban a la chepa porque, de paso, además tenían a la ciudadanía controlada en las mezquitas y dentro de los velos.

Otro hecho llamativo ha sido el uso de Internet como instrumento de comunicación y generación de redes para el levantamiento ciudadano. Hace dos años cuando ganó Obama se dijo que el presidente norteamericano fue el primer dirigente político en utilizar Internet como recurso principal en su campaña electoral, tal y como en su momento Kennedy fue el candidato de la irrupción televisiva. Y ahora son estos países los que nos están enseñando que Internet y las redes sociales electrónicas son un potente recurso para la movilización política.

Lo que también nos llena de alegría es ver a mujeres en las movilizaciones. El pasado sábado nos llegaba una noticia. Alrededor de un centenar de mujeres convocadas por la Asociación Tunecina de Mujeres Demócratas (ATFD) se concentraron en la avenida Habib Burgiba portando pancartas y gritando eslóganes en favor de la democracia y la igualdad entre el hombre y la mujer.

Pero poco después varios grupos de jóvenes que gritaban eslóganes en contra del antiguo régimen y que se presentaron a sí mismos como islamistas provocaron la disolución de la manifestación. «Estamos en contra de las manifestaciones laicas porque la Constitución tunecina dice que Túnez es islámico», añadió Mayid mientras otro le cortaba asegurando «no es tiempo de manifestaciones parciales, de manifestaciones de mujeres, sino tiempo de revolución».

Sin embargo, Jadiya Charif, una de las fundadoras de la ATFD, opinaba que no eran jóvenes islámicos, sino milicias fieles a Ben Ali que querían sembrar la confusión. Una vez más, el poder utilizando el fantasma del islamismo radical.

En Egipto también se han visto a mujeres en las calles. Según la periodista y bloguera egipcia Noha Atef, creadora del blog TortureInEgypt.net, “las mujeres han estado en esta lucha desde el comienzo, y no me refiero solo al 25 de enero de 2011, pero incluso antes de esto, desde 2005, cuando el cántico de ‘Abajo Mubarak’ fue escuchado por primera vez. Y en las cientos de huelgas que sucedieron entre 2007 y 2010, las mujeres eran organizadoras y participantes. Si cualquiera mira las fotografías de entonces, podrá ver a las mujeres en las protestas, incluso conduciéndolas”. Noha Atef insiste también en la idea de que el régimen de Mubarak está utilizando el argumento de la presencia de extremistas musulmanes para deslegitimar las protestas ciudadanas. Mubarak ha tratado de convencer al mundo que un tipo de oposición ‘islámica’ está tratando de tomar el poder. Lo hace porque seguramente los Estados Unidos preferirían mantener a un líder secular (falso) que a un régimen islámico, por tanto, el Ministerio del Interior emitió un comunicado el 25 de enero denunciando las protestas supuestamente liderados por los Hermanos Musulmanes, ¡un grupo oficialmente ausente! “ (El 4 de enero los Hermanos Musulmanes anunciaron que no tomarían parte en las protestas, aunque algunos de sus miembros jóvenes no aceptaron la línea oficial y tomaron las calles como el resto de los egipcios).

La gran incógnita: ¿qué pasará con los deseos de liberación de las mujeres si se produce un cambio de régimen en estos países? ¿Los procesos de democratización tendrán en cuenta los derechos de las mujeres? Se convertirá el movimiento de liberación de las mujeres en el hijo no deseado (como diría Amelia Valcárcel) de estos movimientos revolucionarios?

En la manifestación de mujeres de Túnez, las manifestantes llevaban pancartas en las que se podían leer frases como: «La revolución avanza, el rostro de la mujer descubierto y la mujer también» o «Islam es mi religión, Laico es mi país». E insistía Jadiya Charif: «Consideramos que estamos reconstruyendo nuestro país y que durante un largo tiempo no hemos podido hacer escuchar la voz de la mujer para construir una sociedad igualitaria, ciudadana y democrática».

Esperemos que así sea. Desde Occidente tenemos que apoyarlas y exigir a nuestros gobiernos que defiendan sus derechos humanos en este proceso.

Más información en:
http://www.narconews.com/Issue67/articulo4306.html
http://www.facebook.com/album.php?aid=268523&id=586357675&fbid=493689677675