Las mujeres tenemos saludables razones para protestar

Autoría:

El día internacional de la salud de las mujeres, se conmemora desde 1987 a propuesta de la Red Mundial de Mujeres por los Derechos Reproductivos. Se inicia con el  Programa de Acción de la Conferencia sobre Población y Desarrollo de El Cairo, acordado en 1994, con el seguimiento en la Plataforma de Acción de la Conferencia Mundial de la Mujer, de Beijing; al igual que en tratados y convenciones de derechos humanos, como  la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer, CEDAW.

El lema que la mueve es, “La salud y los derechos sexuales y  reproductivos son derechos humanos y de ciudadanía. ¡Que el Estado los garantice, proteja y promueva!”. Sin embargo, en el mundo hoy en día, según reconoce la organización mundial de la salud, siguen muriendo  mujeres  por embarazos, y/o ablaciones.

Hablar en Navarra de la salud de las mujeres significa, además de  garantizar la primera salud o lo que es lo mismo el derecho  a una vida digna sin violencia de género en ninguna de sus vertientes (maltrato, violación o agresión sexual, trata de mujeres…), el derecho a interrumpir el embarazo en la sanidad pública, cumpliendo la ley. Que el Gobierno de Navarra ha sido y es responsable de esta ilegalidad y de que  cerca de 20.000 mujeres a se hayan visto  obligadas a buscarse la vida fuera de nuestra comunidad, hasta septiembre de 2011, casi durante 25 años. Que la píldora post- coital sea dispensada desde todo el Servicio Navarra de salud y en las farmacias. Es importante recordar, que además del derecho a la objeción de conciencia, están, los derechos colectivos de la población, en este caso de las mujeres. Y esos derechos deben de ser garantizados por el Gobierno.

Que  los mal llamados “centros de atención a la mujer”, antiguos COFES,  Garanticen una atención integral a las personas, no solo de las mujeres. La salud sexual, afectiva y reproductiva, debe ser algo compartido por hombres y mujeres, recuperando los programas  de educación sexual para jovenes entre otros y las  Revisiones ginecológicas preventivas de cáncer de útero y de mama, periódicas y completas.

Significa también hacer una revisión de género, es decir, desprejuiciada, de los conceptos de salud y enfermedad. La salud ha estado condicionada por el sexo. En los estudios, nos demuestran como las mujeres han sido peor atendidas en la sanidad pública. Menos hospitalización, diferencias de tratamiento como por ejemplo en el caso de los infartos, con menos ensayos clínicos…Con menos tiempo de dedicación real excepto en atención primaria, donde muchas veces van de cuidadoras de otras personas y acompañantes.

Avancemos en este camino, permitiendo a las mujeres estar enfermas y ser atendidas. ¡No solo cuidadoras! Sin olvidar qué  el hecho de cuidar de los demás también trae consigo enfermedades específicas. En ningún momento se ha valorado como factor de riesgo el hecho de tener trabajos infravalorados, mal pagados, temporales y encima parta la gran mayoría, no considerados, como el trabajo doméstico.

Que se nos mire como enfermas, cuando no lo estamos como en la menopausia. Es necesario cambiar el tratamiento victimista que se da  a las mujeres con el tema del cáncer de mamá, por no hablar de  la fibromialgia. Queremos ser  parte activa, pensante y proponente en nuestro proceso de enfermedad.

Y en estos momentos,  menos listas  de espera y mandarnos a casa queramos o no nada mas terminar la intervención  u operación diciendo que allí, estamos mejor. Mentira! Es solo para ahorrar.

Y por supuesto Garantizar los derechos sanitarios a todas las mujeres aquí y en todo el mundo. El derecho a la salud implica gozar del más óptimo estado de bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de enfermedad o malestar. ¿Cómo podemos ser titulares de este derecho y llegar a ser ciudadanas en salud si aún enfrentamos discriminaciones y subordinación, violencias simbólicas y directas, y el control persistente sobre nuestros cuerpos y nuestras vidas?

Por todo ello este año ANDREA y lunes lilas se suman el domingo 27 de mayo a la marcha de 1 km por la salud liderada por   Haurralde Fundazioa, y el lunes 28 de mayo a la concentración por el derecho al ABORTO  a las 20h en la plaza del castillo.

Tarjeta 28M