Manifiesto 8 de marzo

Autoría:

La Coordinadora de Mujeres de Valladolid afrontamos este 8 de marzo desde la responsabilidad y el compromiso con la eliminación de cualquier forma de discriminación hacia las mujeres, en un contexto de grave crisis económica, que no hace más que agudizar las desigualdades de género, convirtiéndonos en más precarias, más pobres y más vulnerables. Por todo ello, en nuestro lema “MUJER, NI UN PASO ATRÁS, POR NUESTROS DERECHOS”,

DENUNCIAMOS:

1.- La falta de reconocimiento del trabajo que las mujeres desempeñamos en nuestras casas, un trabajo gratuito, prueba de la sociedad patriarcal y machista que todavía persiste.

2.- El recorte de las prestaciones de la Ley de Atención a la Dependencia, porque somos las mujeres las que en su mayoría nos hacemos cargo del cuidado de familiares y las que somos contratadas para este trabajo.

3.- La situación de las empleadas de hogar, porque a pesar de haberse aprobado su inclusión en el régimen de la Seguridad Social, su trabajo sigue siendo precario, no tienen derecho a la prestación por desempleo.

4.- Los recortes en la educación pública y el tijeretazo en las condiciones laborales del profesorado, un colectivo en su mayor parte femenino y la eliminación de la asignatura de Educación para la Ciudadanía, por promover una enseñanza basada en la igualdad, el respeto, la tolerancia y la exclusión de contenidos sexistas, como motor de empuje para la eliminación de cualquier tipo de discriminación hacia las mujeres.

5.- El ataque contra la sanidad pública, la imposición del copago, los recortes de prestaciones y de personal, unido al agravamiento de sus condiciones laborales.  Defendamos una sanidad pública, universal y gratuita, porque es un derecho de todas y todos.

6.- La supresión total en los presupuestos de la  Junta de Castilla y León  de las partidas destinadas a impulsar las políticas de Género.

7.- Los recortes de las subvenciones a organizaciones y colectivos que gestionan los centros de asistencia a mujeres maltratadas y de los recursos destinados a su protección. Se han  suprimido casas de acogida en varias comunidades por falta de pago al personal que las gestiona  y en Valladolid el Centro de Igualdad se ha visto afectado por la reducción del horario de atención a las mujeres.

8.-El recorte por parte del Ayuntamiento de Valladolid de las partidas destinadas a asociaciones de vecinos y vecinas, jóvenes, ONGs, colectivos culturales y  asociaciones que trabajan por los derechos de las mujeres.

9- La amenaza del Ministro Gallardón de modificar la Ley del aborto, lo que supone que vuelvan a padecer la inseguridad jurídica aquellas mujeres que deciden interrumpir su embarazo y la limitación y restricción de la píldora del día después, a pesar de haber evitado miles de abortos y embarazos no deseados. La maternidad es un derecho sobre el que las mujeres decidimos libremente.

10- La terrible precariedad laboral que supone la congelación del salario mínimo y la aprobación de la reforma laboral, el libre despido por parte del empresariado y la contratación a tiempo parcial, situaciones que afectan más a las mujeres, porque siguen considerando nuestro trabajo como obra de segunda mano y por tanto prescindibles.

Estos sucesivos recortes están haciendo que la IGUALDAD, esa igualdad por la que durante tantos años hemos luchado, vaya perdiendo fuerza porque nos quieren arrebatar los derechos conseguidos, porque nos quieren dependientes, porque nos quieren de nuevo en casa Y CON LA BOCA CERRADA.

Ante esta situación solo cabe la rebelión masiva y decidida de todas las personas que creemos y luchamos porque la palabra IGUALDAD tenga sentido.

EL 8 DE MARZO (Y TODOS LOS DÍAS) SÉ LIBRE Y LUCHA

POR NUESTROS DERECHOS, SIEMPRE ADELANTE, NUNCA HACIA ATRÁS