Papá, me gusta que también me cuides tú. ¡Disfruta tu paternidad!

Autoría:

Desde el año 2004 el Ayuntamiento de Estella, vienen haciendo una campaña cuyo objetivo es concienciar sobre la paternidad Corresponsable, recordando que  las tareas del hogar y el cuidado de las personas no tienen sexo y por tanto, también, son cosa de hombres. En estos años, es cierto que algo se ha movido en el escenario familiar de la igualdad, empezando a quebrarse el actual reparto de tareas, marcado aún por roles de género, haciéndonos sonrojar cuando escuchamos lo de  “Oiga, pero sepa que yo la ayudo en lo que puedo”.

Pero también las cifras siguen siendo claras: Los hombres, algunos, dedican dos horas de su tiempo a estos trabajos. Las mujeres cuatro veces y medio  más. En algunos casos todavía el 100%. En estos años, se ha aumentado 45 minutos de dedicación al trabajo doméstico por parte de los hombres. Esta situación injusta  supone el 35% de las discusiones de pareja, por el hecho de que las mujeres, se han cansado ya, de hacerlo  en solitario, aclarando que no basta con ayudar, sino que hay que compartir. Indudablemente  estamos lejos de una situación igualitaria en la que las personas indistintamente hombres o mujeres, nos encarguemos  de la sostenibilidad de la vida y del cuidado,  con los recursos suficientes que permitan conciliar y corresponsabilizarnos de la vida familiar, personal y laboral (escuelas infantiles, ludotekas. Centros de día…), pero la humanidad, para vivir mejor, debe de dirigir sus pasos hacia esa meta Y en este camino de cambio, está el  permiso de paternidad instranferible que la  ley de Igualdad, reconoce y posibilita, del cual se han beneficiado en Navarra en el. 2011,  4785 hombres, 308 de ellos en Estella. Permiso que debe de seguir ampliándose. ¿Que sentido tiene que el permiso mas largo se llame “de maternidad”?. A este en, se han acogido en Navarra en 2011 199, 13 de ellos en Estella.

Queremos cuestionar la utilización publicitaria de este día, publicidad que repite y afianza los estereotipos, asigna género a las distintas tareas y flaco favor nos hace en el camino de la igualdad efectiva.

El camino hacia la igualdad y la corresponsabilidad para llegar a una sociedad más justa y equilibrada es un trayecto a recorrer en dos sentidos. Las mujeres estamos avanzando en ese camino de lo privado a lo público, aportando en todos los ámbitos nuestras capacidades y contribuyendo al desarrollo económico, político y social. En ese camino, los hombres han caminado menos, todavía tienen que hacer el recorrido a la inversa, de lo público a lo privado, aunque cada vez son más los comprometidos por la igualdad. Avanzar en igualdad supone avanzar en el reparto de responsabilidades y este, el día del Padre, nos parece un buen día para hablar de la paternidad corresponsable,  que posibilite unas  relaciones igualitarias entre las personas, por lo tanto calidad de vida familiar y  una educación basada en los valores humanos sin distinción de género.
Idea que debe de irse ampliando y   extendiendo, por  lo que hemos venido solicitando y valoramos importantísima la Declaración del Parlamento de Navarra sobre la paternidad Corresponsable, en la que se  apoyen los permisos de paternidad y la implicación de los hombres en el cuidado y tareas domesticas.

Qué se hagan Campañas desde  el Gobierno. De Navarra, por medio del INAIF, con todos los Ayuntamientos, con el objetivo de animar a que los hombres participen en el Cuidado y reparto de tareas.

Avalando y apoyando la Creación de servicios de ludo-bebe-tekas garantizadas en todo Navarra en periodos no escolares y  para todas las sesiones del Parlamento y Ayuntamientos. Adecuación de  horarios de la vida política a la realidad de la vida familiar, así como los servicios como las jubilotekas para atención a personas mayores y dar respiro a quienes cuidan.

Declaración, que pida  Control de la publicidad y sugerencia de contenidos de la misma, con el fin de que no sea sexista, discriminatoria ni estereotipada.

Pidiendo al Departamento de Educación, que instaure la Asignatura en la enseñanza reglada y no reglada de aprendizaje del trabajo doméstico y cuidado de las personas.

No permitiendo que se use la crisis para desmantelar lo conseguido en derechos para la conciliación. Ni un paso atrás!!!

Esto, junto a la coherencia del día a día, el  aumento de los servicios necesarios para garantizar una integración plena de ambos sexos en el mercado laboral, con un verdadero reparto del trabajo en casa y en el tajo,  unas leyes de conciliación que no sean excluyentes ni solo para las mujeres y el esfuerzo por el cambio personal de los hombres cuestionando con sus actuaciones diarias esa absurda idea de la masculinidad que les priva del cariño, sensibilidad y cuidado del ser humano, recordando qué el cuidado no es sólo un trabajo; constituye una experiencia humana de comprensión, cariño y empatía. Nos hace crecer como personas. Y que Ser un hombre es fundamentalmente ser una persona. Las personas sentimos y expresar nuestros sentimientos a quienes queremos es un acto natural y saludable.

Todo ello nos va a permitir conseguir una   paternidad y maternidad corresponsables y caminar conjuntamente hacia la igualdad. La corresponsabilidad es clave para ello.

Nos va a permitir no solo soñar, sino hacer posible  un mundo equitativo también y especialmente en tiempos de crisis.