Transversal

Autoría: Itzíar Elizondo. E-Mujeres

Transversal: que se halla o se extiende atravesado de un lado a otro. Eso dice el diccionario. La palabra transversal y el palabro transversalidad (al que todavía no le han dejado entrar en la RAE) se adueñaron de nuestras vidas a partir de 1996 con la promoción, por parte de la Unión Europea, de las políticas transversales de género. Se convirtió en el concepto fetiche sin el cual parecías una cateta en materia de la igualdad entre mujeres y hombres. Había que ir más allá de las políticas específicas dirigidas a mujeres de tal manera que el conjunto de las administraciones (y sus correspondientes concejalías, delegaciones, consejerías, etc.) tuvieran en cuenta la perspectiva de género a la hora de diseñar, ejecutar y evaluar sus políticas. Era y es necesario porque, ante la desigual situación personal, social, laboral y familiar de las mujeres, las políticas benefician o perjudican a unos y otras de diferente modo.

Estos días, sin embargo, no hemos escuchado el término transversal por la celebración del Día Internacional de las Mujeres. Lo transversal se ha vuelto más presente en nuestras vidas tras el complicado resultado de las elecciones vascas. No es que el término nos cogiera de sorpresa en la política vasca, pues se habla y mucho de la necesidad de transversalizarnos. Esa travesía horizontal tiene varias escalas. En el plano personal, ¿está usted suficiente transversalizad@ en sus relaciones sociales? Es decir, se relaciona o no exclusivamente con personas de su mismo metro cuadrado ideológico; le parece positivo o no compartir la existencia con otras visiones e interpretaciones de la realidad y del país.

En la escala política hay dos visiones sobre la transversalidad. Quienes consideran que se pueden poner en práctica políticas transversales con un gobierno monocolor; y quienes consideran que necesariamente ha de concurrir una cohabitación de partidos. ¿Es la transversalidad un término de corrección política que sacamos a pasear cuando nos interesa o, por el contrario, creemos realmente que es la única práctica que nos puede garantizar un presente y un futuro estables en Euskadi?